Inicio ASP Jesús María Fernández (PSOE): Es fundamental abordar el copago farmacéutico y mejorar...

Jesús María Fernández (PSOE): Es fundamental abordar el copago farmacéutico y mejorar la dotación del fondo de cohesión

Compartir

 

..Juan Pablo Ramírez.
..Cristina Cebrián (fotografía y vídeo)
El portavoz de Sanidad del PSOE en el Congreso de los Diputados tiene claras las dos prioridades sanitaria: el copago farmacéutico y mejorar la dotación del fondo de cohesión. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, trabaja ya con la intención de presentar los Presupuestos Generales del Estado en noviembre o diciembre. Del éxito de esta empresa dependerá que puedan cumplirse estas dos prioridades.

Los hepatólogos consideran insuficiente la PNL sobre el plan frente a la hepatitis C, ¿tienen prevista alguna reunión con AEHVE?
Existe diálogo con los hepatólogos y con otros colectivos que tienen interés desde el primer día. Desde el PSOE hemos venido denunciando desde el comienzo del plan que todas las medidas que tenían que ver con la salud pública, la prevención, la búsqueda activa y el conocimiento de la vigilancia de la enfermedad, que se contenían en el plan del año 2015, no se han desarrollado. Lo que pedimos ahora, y que con toda seguridad abordará el Gobierno socialista, es abordar los aspectos clínicos en los cuales, es verdad, hemos tenido éxito, hemos tratado 110.000 pacientes y la inmensa mayoría se han curado porque el tratamiento es muy eficaz, pero no se han abordado los temas de prevención y de vigilancia de la enfermedad y de búsqueda activa de pacientes. La prueba es que la encuesta de seroprevalencia que se contenía en el plan de abordaje todavía hoy no se conoce a pesar de que el Gobierno del PP dijo que en enero de este año se iba a tener ya datos. Por tanto, ese es el planteamiento que nosotros tenemos y la búsqueda activa de pacientes se debe hacer con una estrategia en la cual no solamente hay que escuchar a los clínicos y a los hepatólogos, sino también a los expertos en salud pública y en epidemiología.

Se ha demostrado que el cribado es coste-efectivo, ¿qué es lo que está frenando su puesta en funcionamiento?
Habría que preguntárselo al Gobierno del Partido Popular. La urgencia en tratar a los pacientes más avanzados en su fibrosis en el año 2015 justificaba que se empezara tratando a los pacientes en los estadios F3 y F4, pero una vez que se pasó esa urgencia ya se tendría que haber comenzado una estrategia de salud pública. Hay estudios publicados recientemente que demuestran que pacientes tratados contra la hepatitis C, vuelven a reinfectarse posteriormente y sobre todo son colectivos de mayor riesgo, como pacientes seropositivos. Se debe abordar a la vez el tratamiento clínico de la hepatitis C con medidas que nos permitan reforzar las estrategias de vigilancia, prevención y de búsqueda de los nichos del virus en determinados grupos de pacientes que además tienen mayores dificultades en el acceso al tratamiento, porque son personas excluidas de la asistencia sanitaria, son pacientes reclusos, que sufren un retraso en el tratamiento, y son personas que realizan determinadas de riesgo, donde el tratamiento no ha llegado con la misma facilidad que ha llegado a la población.

Se debe abordar a la vez el tratamiento clínico de la hepatitis C con medidas que nos permitan reforzar las estrategias de vigilancia, prevención y de búsqueda de los nichos del virus en determinados grupos de pacientes

Empieza un nuevo curso político y además con cambio de ministra, ¿cuáles son las prioridades del Grupo Socialista?
La primera prioridad ya está cumplida. Es la recuperación del acceso de todas las personas en igualdad de condiciones a la asistencia sanitaria. Es una medida que siempre la hemos puesto en primer lugar y que debería haberse hecho con el consenso de todas las fuerzas políticas. Lamentablemente el Partido Popular sigue evitando rectificar un error que a mí me consta que ellos mismos saben que fue una medida injusta, innecesaria y nunca justificada de exclusión de personas que viven en España de la asistencia sanitaria. Por cierto, ha contado con la colaboración significativa del Grupo Ciudadanos que se abstuvo hace dos semanas en la convalidación de este real decreto-ley. Además de la universalidad, hay que abordar otros aspectos que contenían el real decreto 16/2012 como es el tema de los copagos farmacéuticos y las dificultades de acceso que tienen las personas de bajos ingresos a los medicamentos que necesitan para tratar sus enfermedades. Otra prioridad es la fragmentación de la cartera de servicios del real decreto 16/2012 de forma injustificada e innecesaria. Hay que abordar los temas de financiación de la sanidad. Habrá que tratarlo con medidas progresivas en los presupuestos de 2019.

Espero que en las negociaciones con los grupos políticos podamos recuperar el fondo de cohesión sanitaria. Es evidente que el PSOE no tiene mayoría en el Parlamento y por lo tanto los presupuestos de 2019 dependerán de que conformemos esos acuerdos. Hasta ahora, los tres meses de Gobierno de Pedro Sánchez han demostrado que el PSOE no teniendo mayoría es capaz de llegar a acuerdos para sacar adelante estos objetivos y yo espero también que este presupuesto de 2019 pueda ser una realidad y ahí existan ya algunas mejoras en la financiación sanitaria. Pero es evidente que queda pendiente el trabajo de actualizar el sistema de financiación autonómico, un sistema que lleva cinco años caducado y que el PP no ha hecho nada por renovar ese acuerdo que era necesario. Si tan en contra estaban del sistema de financiación autonómico de 2011, que se aprobó con un Gobierno socialista, han tenido cinco años para revisarlo y no lo han hecho. Me consta que el Ministerio de Hacienda, a través del Consejo de Política Fiscal y Financiera, está en contacto con el resto de comunidades autónomas. En esas conversaciones el Ministerio de Sanidad va a tener el liderazgo que no ha tenido con los gobiernos anteriores para poner encima de la mesa cuáles son las necesidades de financiación que tienen las autonomías.

Además de la universalidad, hay que abordar otros aspectos que contenían el real decreto 16/2012 como es el tema de los copagos farmacéuticos y las dificultades de acceso que tienen las personas de bajos ingresos a los medicamentos que necesitan para tratar sus enfermedades

¿Se va a tramitar la universalidad como un proyecto de ley?
Así lo planteamos en el Congreso durante la convalidación. Era urgente devolver el derecho a la asistencia sanitaria a todas las personas, pero que estábamos abiertos a que se tramitara como proyecto de ley. Está en fase de enmiendas por el trámite de urgencias, lo cual acorta los plazos. Por tanto, el decreto ley está perfectamente vigente ya pero se encuentra sujeto a posibles mejoras que nos planteen los grupos. El plazo de enmiendas finaliza la semana que viene. Veremos qué enmiendas presentan los diferentes grupos  parlamentarios y a partir de ahí iniciaremos un proceso de negociación.

Mencionaba como prioridades el copago y la cartera básica, ¿se planteará como real decreto o como proyecto de ley?
Vamos a verlo. Ahora mismo estamos negociando con los grupos políticos que apoyaron y que están apoyando las distintas medidas del Gobierno de Pedro Sánchez y cuando tengamos unos acuerdos sobre los contenidos de esa revisión del copago veremos cuál es el procedimiento más adecuado.

¿Qué opciones se plantean? ¿Erradicar el copago o establecer nuevas franjas entre los 19.000 y los 100.000 euros?
La ministra Montón ya lo dijo. Carcedo comentó que la prioridad del Gobierno era eliminar los copagos de los pensionistas más vulnerables. Esto quiere decir que su eliminación se hará de una manera progresiva año a año, comenzando con los pensionistas con menos rentas.

El proyecto de ley sobre universalidad está en fase de enmiendas por el trámite de urgencias, lo cual acorta los plazos

¿Cuándo conoceremos los cambios en la financiación sanitaria?
En las negociaciones de los Presupuestos Generales del Estado de 2019 habrá una mejora significativa en las partidas que competen al Ministerio de Sanidad y que sin embargo afectan a las comunidades como el fondo de cohesión sanitaria o los fondos para las estrategias de salud. Lo hemos defendido en enmiendas parlamentarias en otros presupuestos y estará reflejado sin ninguna duda en el presupuesto de 2019. Necesitamos resolver el problema de los nuevos objetivos de estabilidad presupuestaria, que permitirían dotar a las comunidades autónomas de 2.500 millones de euros más en 2019 para sus presupuestos. El 40% de los presupuestos aproximadamente de las comunidades corresponden a sanidad. Es fundamental que lleguemos a un acuerdo, que el Partido Popular y Ciudadanos están bloqueando en el Congreso, para relajar esa senda de estabilidad que es perfectamente compatible con el mantenimiento de los compromisos de consolidación presupuestaria comprometidos son nuestros socios europeos. Pero es la primera medida que necesitamos: relajar esas décimas del objetivo de 2019 para que las comunidades autónomas tengan ese margen de mejora de financiación sanitaria.

¿Deben ser finalistas?
No deben ser finalistas. Si se transfiere la capacidad de gestión, lógicamente lo que es necesario es dotar de los recursos para llevar a cabo esas competencias y no establecer una cantidad de dinero fija para cada comunidad autónoma. Tampoco garantiza que esos recursos se vayan a gastar mejor o peor. Entiendo la preocupación de muchas personas, incluso de algún grupo político que defiende la financiación finalista, pero en realidad lo que están defendiendo es una financiación suficiente para las comunidades autónomas. Si tuvieran la financiación y la capacidad de gasto suficiente, no estaríamos discutiendo si la financiación de la sanidad debe ser finalista o no.

No deben ser finalistas. Tampoco garantiza que esos recursos se vayan a gastar mejor o peor.

En los últimos presupuestos, propusieron la creación de un fondo para innovación. Además siempre han defendido dotar al fondo de cohesión con 100 millones de euros, ¿vamos a contar con estos dos fondos en los próximos presupuestos?
Es prematuro decirlo. El Gobierno está centrado en sacar adelante la ley de estabilidad presupuestaria. Eso es lo que va a marcar la capacidad de gasto durante los próximos años. A partir de ahí entraremos en la negociación con los diferentes grupos políticos con respecto de los presupuestos de 2019. Hay distintas necesidades sobre la mesa. Hemos hablado del copago farmacéutico, de las estrategias de salud, del fondo de cohesión, del de innovación… Habrá que marcar prioridades y decidir qué puede ir en 2019 y qué irá en años posteriores. De todas esas medidas, lo fundamental es abordar el copago farmacéutico y mejorar la dotación el fondo de cohesión.

La ministra Montón compareció en tiempo récord en la Comisión de Sanidad, ¿qué planes tiene la nueva ministra?
La semana que viene va a ser imposible porque la ministra viaja a Nueva York a la Asamblea de Naciones Unidas pero me consta que su intención es comparecer cuanto antes en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados.

Artículos relacionados: