Inicio ASP OMS alerta que en 2016 más de tres millones de personas murieron...

OMS alerta que en 2016 más de tres millones de personas murieron por consumo excesivo de alcohol

..Emilio Ramirez.
Más de tres millones de personas, en su mayoría hombres, fallecieron en 2016 por consumo excesivo de alcohol, tal y como informa la Organización Mundial de la Salud.

Además, la agencia de salud de Naciones Unidas advirtió que las políticas de respuesta actuales no están siendo suficientes para revertir las tendencias que para la próxima década pronostica un incremento en el consumo, en especial en el sureste de Asia y el continente americano.

Según un informe de la OMS, se estima que alrededor de 237 millones de hombres y 46 millones de mujeres tienen problemas con el alcohol, siendo Europa y América los continentes que encabezan la lista. Los datos del Viejo Continente son más que preocupantes, y es que Europa tiene el mayor consumo de alcohol per cápita en el mundo, pese a que la cifra se redujo en un 10% desde 2010. A nivel global, actualmente hay alrededor 2.300 millones de personas que consumen alcohol.

El consumo excesivo de alcohol y sus efectos devastadores

La pregunta del millón, ¿Qué es un consumo excesivo y crónico de alcohol?; según la OMS se considera que es cuando supera los 60 gramos de alcohol puro de media al día, medida en el caso de los hombres, y los 40 gramos diarios en el caso de las mujeres.

Alrededor de la tercera parte de las muertes relacionados con el consumo alcohol fueron resultado de lesiones, incluyendo accidentes de tráfico y heridas autoinfligidas; mientras que alrededor del 20% se debió ya sea a desórdenes digestivos o  como un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares. Enfermedades infecciosas, cáncer, problemas mentales y otras complicaciones de salud aparecen entre las demás causas.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS: “demasiadas personas, sus familiares y comunidades sufren las consecuencias del uso dañino de alcohol”

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, alerta de que “demasiadas personas, sus familiares y comunidades sufren las consecuencias del uso dañino de alcohol a través de la violencia, lesiones, problemas de salud mental y enfermedades como cáncer y derrames”, ante esa realidad, “es hora de aumentar las medidas para evitar esta seria amenaza al desarrollo de las sociedades saludables”, añade.

El consumo diario promedio de alcohol por persona es de dos copas de vino, una botella grande de cerveza o dos tragos de licor.

En palabras del Dr. Vladimir Poznyak, coordinador de la unidad de manejo de abuso de sustancias de la OMS, estos datos ponen de manifiesto que “las medidas de respuesta que están vigentes en la actualidad definitivamente no son suficientes para revertir las tendencias que observamos en varias partes del mundo, o para mejorar la situación de manera significativa”.

El reporte de la OMS, cabe recordar que es el tercero que hace en una serie después de los realizados en 2010 y 2014. “Es imperativo que los gobiernos establezcan medidas que puedan mitigar los daños relacionados con este incremento”, concluyó Poznyak.

Hace dos años semFYC mostró su preocupación por que desde algunos ámbitos se recomendaba un consumo moderado de alcohol o, se consideraba que podía aportar ciertos beneficios para la salud

Justo hace dos años, en septiembre de 2016, la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) mostró su preocupación por que desde algunos ámbitos se recomendaba un consumo moderado de alcohol o, se consideraba que podía aportar ciertos beneficios para la salud. semFYC se posicionó al respecto y defendió que “no hay razones para recomendar como beneficio para la salud para el conjunto de la población el consumo de bebidas alcohólicas de cualquier graduación”.

Para corroborar más su postura, desde semFYC se hizo referencia a artículos que apuntaban a que un consumo de 30 gramos de alcohol al día podría tener cierto beneficio en la cardiopatía isquémica en algunos grupos de personas.

Ante estos datos, esta sociedad científica recordó que el consumo de alcohol “aumenta inequívocamente el riesgo de enfermedad hipertensiva, ictus hemorrágico y fibrilación auricular”. Asimismo, puede causar o ser agravante de más de 60 patologías, y responsable de otros problemas como la criminalidad, la violencia o los accidentes de tráfico, todo ello “con enormes costes sociales”, indicaban desde semFYC.

Artículos relacionados