Inicio ASP La gota es una enfermedad curable, pero se asocia a un mayor...

La gota es una enfermedad curable, pero se asocia a un mayor consumo de recursos sanitarios, sociales y personales

Compartir

..Redacción.
La gota es una enfermedad reumática muy dolorosa que provoca inflamación en las articulaciones por los depósitos de urato (sal de ácido úrico) en los tejidos, tendones y ligamentos, que puede tener consecuencias graves, llegando a duplicar el riesgo de mortalidad prematura, si no se diagnostica precozmente y, por ende no es tratada de forma adecuada.

En países de la Unión Europea, varios estudios han puesto de manifiesto que tanto su incidencia como su prevalencia en la última década aumentó, datos que encuentran una explicación en el aumento de la longevidad de la población.

Estudio EPISER 2016: La prevalencia en España de la gota refleja un índice del 2,4% en población mayor de 18 años, un dato porque España presenta una de las más altas tasas de longevidad en el mundo

Como explica el Dr. Fernando Pérez Ruiz, reumatólogo en el Hospital Universitario Cruces, durante el VII Curso de Reumatopics de la Sociedad Española de Reumatología (SER) celebrado recientemente en Barcelona con la colaboración de Menarini, “la primera cifra de prevalencia en España procede del estudio EPISER2016, realizado por la SER, y refleja un índice del 2,4% en población mayor de 18 años”. “Un dato”, prosigue “relativamente alto, pero que puede explicarse, en parte, porque se asocia a la edad”, ya que “España tiene una de las mayores tasas de longevidad en el mundo”.

Hay que concienciar a la población de que la gota es una enfermedad curable

La gota es una patología intermitente, “por lo que no se suele considerar académicamente, ni por la Administración, como una enfermedad que se cronifica por no tratarse”, matiza el especialista,  al mismo tiempo que hace especial hincapié en la importancia de “dar a conocer a la población que se trata de una enfermedad curable en el sentido de que con tratamiento desaparecen los síntomas y para el paciente mejora la calidad de vida percibida y se reduce el consumo de recursos”.

Al respecto, el Dr. Pérez Ruiz remarca que esta enfermedad “se asocia a mayor consumo de recursos sanitarios (consultas, urgencias, ingresos, etc.), sociales (bajas laborales medias estimadas de dos semanas por cada ataque) y personales (pérdida de calidad de vida percibida por los pacientes)”.

Avances en los tratamientos contra la gota

En el el VII Curso de Reumatopics de la Sociedad Española de Reumatología los reumatólogos también han debatido sobre una una realidad evidenciada por los resultados del estudio Gema-2 de la SER, en el que como indica la Dra. Francisca Sivera, coordinadora del Curso, “los resultados de dicha investigación muestran que la mayoría de los pacientes con gota no alcanzan, contrariamente a los manejados por reumatólogos, el objetivo terapéutico de ácido úrico (6mg/dL), de manera que durante este curso hemos explorado las causas de este deficiente tratamiento de la gota y las estrategias para poder contrarrestarlos”.

Solamente el 50% de los médicos de Primaria consideran que la gota es una enfermedad curable

En el marco del 25º Congreso de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) celebrado el pasado mes de mayo, se presentó una encuesta en la que se ponía de manifiesto la falta de conocimiento que hay alrededor de la gota, ya no solo entre la ciudadanía, sino también entre los mismos médicos. Así, aunque sea una patología curable, solamente el 50,1% de los médicos encuestados así lo creían.

Artículos relacionados

Compartir