Inicio ASP ESMO 2018: Tratamientos con inmunoterapia y terapias dirigidas para el melanoma metastásico...

ESMO 2018: Tratamientos con inmunoterapia y terapias dirigidas para el melanoma metastásico BRAF positivo

Compartir

..Redacción.
El melanoma representa aproximadamente el 1,5% de los tumores en ambos sexos a nivel mundial. Actualmente, en nuestro país se diagnostican cada año alrededor de 3.600 casos de los cuales unas 710 personas fallecen. No obstante, aproximadamente el 90% de las mujeres y el 74% de los hombres que sufren un melanoma en España sobreviven más de cinco años, y es que estas son solo algunas de las cifras referentes a esta patología.

Como explica la Dra. Eva Muñoz, oncóloga médica y responsable de la Unidad de Melanoma del Hospital Vall d’Hebron, “se  registran casos de melanoma prácticamente a cualquier edad, aunque la mayoría se diagnostican entre los 40 y los 70 años, existiendo así dos picos de incidencia con un grupo de pacientes jóvenes cuyo diagnóstico se da en un momento de máxima actividad, y otro grupo de pacientes más mayores con otras necesidades”.

Entre los pacientes diagnosticados de melanoma, en torno al 45% son portadores de una mutación BRAF y, por tanto, candidatos a recibir tratamiento tanto con inmunoterapia como con terapias dirigidas

De entre los pacientes que son diagnosticados de melanoma, en torno al 45% son portadores de una mutación BRAF y, por tanto, candidatos a recibir tratamiento tanto con inmunoterapia como con terapias dirigidas”, añade.

Precisamente, durante el congreso de la Sociedad Europa de Oncología Médica (ESMO) que concluye hoy en Múnich tuvo lugar un simposio satélite organizado por Pierre Fabre en el que se habló del melanoma metastásico BRAF positivo. Al respecto, la Dra. Muñoz destaca que, antes de los nuevos tratamientos aparecidos en los últimos años, el hecho de ser portador de una mutación en BRAF confería al paciente un peor pronóstico, ya que habitualmente son tumores más agresivos en su diagnóstico y en su respuesta a los tratamientos.

La aparición en los últimos cinco o seis años del nuevo arsenal terapéutico en melanoma ha revertido esta condición al tener estos pacientes altas tasas de éxito al tratamiento tanto con inmunoterapia (anti-Pd1, combinación de anti-PD1+anti-CTLA4) como con la terapia dirigida BRAFTOVI® (encorafenib) —un inhibidor de BRAF— y MEKTOVI® (binimetinib) —un inhibidor de MEK— (iBRAF+iMEK)”, indica la especialista.

La hiperestimulación del propio sistema inmunitario para que el organismo sea capaz de reconocer y de luchar contra las células tumorales es una alternativa para luchar contra el melanoma

La primera opción basa su racional en una hiperestimulación del propio sistema inmunitario para que el organismo sea capaz de reconocer y de luchar contra las células tumorales. En cambio, la terapia dirigida es un tratamiento oral cuyo racional se basa en el bloqueo específico de las alteraciones genéticas. Cuando se trata de melanoma, estos fármacos bloquean la vía de proliferación celular que se encuentra alterada presentando una mutación en el gen BRAF.

Sí bien es cierto que a día de hoy como reconoce la doctora no se conoce qué secuencia es la mejor para ofrecer al paciente, asegura que no cabe duda de que ambas alternativas terapéuticas presentan un impacto “muy relevante” en cuanto a un claro aumento de supervivencia global de los pacientes con melanoma metastásico.

El estudio COLUMBUS: La combinación de encorafenib junto con binimetinib ha demostrado mayor superioridad frente a la monoterapia de inhibidor de BRAF (encorafenib o vemurafenib)

El estudio COLUMBUS es un ensayo fase III que ha comparado la eficacia de la combinación de encorafenib junto con binimetinib frente a la monoterapia de inhibidor de BRAF (encorafenib o vemurafenib), demostrando una clara superioridad de la combinación de encorafenib + binimetinib para aquellos pacientes con melanoma BRAF mutado metastásicos o irresecables.

Dicha combinación representa una nueva opción dentro del tratamiento  estándar del melanoma metastásico BRAF mutado, presentando una tasa de respuesta del 76%, una mediana de duración de respuesta de 18’6 meses y una mediana de supervivencia global de 36 meses.

Con esta combinación, como precisa la doctora Muñoz, “el 76% de los pacientes siguen vivos al año del inicio del tratamiento. Si a todo ello le añadimos un perfil de toxicidad favorable y manejable, no cabe duda de que esta combinación será, en cuanto esté disponible en nuestro país, una excelente opción de tratamiento para el melanoma BRAF mutado”.

España es un país pionero en medicina y con un gran nivel científico, pero que respecto a la investigación translacional “hay mucho por hacer”

Como subraya la experta, la investigación en melanoma BRAF mutado se centra en dos puntos:

  1. Poder identificar qué pacientes se van a beneficiar más de inmunoterapia o bien de terapia dirigida como primera línea de tratamiento.
  2. Valorar la combinación de ambas opciones de tratamiento o bien la secuencia de las mismas a fallo de respuesta de una de ellas.

Ambas investigaciones tienen una seña de identidad en común, y es que “se centran en el hallazgo de biomarcadores que nos ayuden a poder discernir científicamente qué pacientes son más sensibles a responder a unos tratamientos u otros”, afirma la experta quien, al mismo ensalza que España es un país pionero en medicina y con un gran nivel científico, pero que respecto a la investigación translacional “hay mucho por hacer”.

Noticias complementarias