Inicio ASP EPOC, la enfermedad oculta

EPOC, la enfermedad oculta

Compartir

..Juan Pablo Ramírez. Director de iSanidad
El alto volumen de infradiagnóstico en enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) mantiene preocupados a los neumólogos. Es lógico, la cifra asusta. Un 73% de los pacientes no sabe que padece esta patología, según los datos del estudio EPI SCAN. Los resultados preliminares de EPI SCAN II muestran que se ha avanzado muy poco en la última década en la detección precoz de la enfermedad.

La prevalencia continúa al alza. En los hombres se mantiene estable, pero en mujeres repunta de manera significativa. A la espera de los datos definitivos de EPI SCAN II, habría pasado del 5,7% al 9,5%. Los neumólogos conocen la receta para frenar el avance de la enfermedad pero resulta complicada su aplicación: prevención y diagnóstico precoz. Para implantar esta estrategia es estrictamente necesaria la colaboración con atención primaria y una mejor coordinación entre niveles asistenciales.

Un 73% de los pacientes no sabe que padece esta patología. Los resultados preliminares de EPI SCAN II muestran que se ha avanzado muy poco en la última década en la detección precoz

La prevención pasa necesariamente por la concienciación. En la mayoría de los casos, la EPOC es una enfermedad prevenible. El tabaquismo es responsable de la gran mayoría de los casos de esta enfermedad. La cifra de fumadores diarios supera aún el 22%. Medidas como la ley antitabaco han conseguido reducir la cifra de consumidores de tabaco, pero aún hace falta una apuesta más decidida por parte de la Administración. Es necesario convencer a la población de sus efectos nocivos y no solo por la EPOC sino por su implicación en el desarrollo de otras enfermedades como el cáncer, patología cardiovascular, esclerosis múltiple…

Una concienciación real de la sociedad y de la Administración permitiría abordar con mayor éxito el diagnóstico precoz de la enfermedad. Por un lado, el fumador no le suele dar importancia a esa tos matutina que atribuye al tabaco, y que podo a poco se va haciendo crónica hasta convertirse en una enfermedad que tiene un importante en su salud, pero también en el plano económico, social y familiar. Por otro lado, las comunidades autónomas, que más allá de las campañas de concienciación, debe facilitar este diagnóstico precoz con la adquisición de espirómetros. “Hay que democratizar la espirometría”, nos dice en una entrevista el Dr. Julio Ancochea.

La prevención pasa necesariamente por la concienciación. En la mayoría de los casos, la EPOC es una enfermedad prevenible

Esta detección precoz de la enfermedad permitiría la prevención de futuras complicaciones una vez diagnosticada. No podemos olvidar que entre un 10% y un 15% de los pacientes consumen el 85% de los recursos destinados a EPOC. El coste de los ingresos hospitalarios es incluso más elevado que el farmacológico, además de la incomodidad que se somete a los pacientes y a sus familias y de los riesgos que supone en cuanto a infecciones. Si la prevalencia crece, la situación llegará a ser insostenible, porque la calidad de los servicios no se puede reducir en ningún caso.

Enlaces de interés

Compartir