Inicio ASP Científicos irlandeses desarrollan una terapia inhalada para tratar la tuberculosis

Científicos irlandeses desarrollan una terapia inhalada para tratar la tuberculosis

..Cristina Cebrián.
Nuevo cerco a la tuberculosis. Un equipo de investigadores del Real Colegio de Cirujanos de Irlanda (RCSI, por sus siglas en inglés) ha logrado desarrollar un novedoso tratamiento para la tuberculosis (TB), con potencial para ser producido a gran escala para pruebas clínicas. El estudio se ha publicado recientemente en la revista científica European Journal of Pharmaceutics & Biopharmaceutics y ha sido liderado por Gemma O’Connor y Sally-Ann Cryan, investigadoras del RCSI.

El tratamiento logra reducir las bacterias pulmonares que provocan la tuberculosis y ayuda al sistema inmunitario a luchar contra esta enfermedad

A través de un inhalador, el tratamiento logra reducir las bacterias pulmonares que provocan la tuberculosis y ayuda al sistema inmunitario a luchar contra esta enfermedad que se encuentra entre las diez principales causas de muerte en el mundo y para la que hasta ahora solo existe una vacuna que no es del todo eficaz para prevenir la forma más común de la TB. De hecho, la vacuna, desarrollada en 1921, actúa mejor contra formas específicas de TB y generalmente se administra a bebés en poblaciones de riesgo.

Ahora, los investigadores han utilizado un derivado de la vitamina A conocido como ácido transretinoico total (atRA) que, en estudios previos, se había demostrado eficaz para combatir la TB. “Muchos casos de tuberculosis se están volviendo resistentes a los antibióticos y este nuevo tratamiento se podría utilizar combinado con antibióticos para frenar esas resistencias así como para reducir la tasa de resistencia a los antibióticos resultante de los tratamientos con antibióticos convencionales”, explicó la investigadora Sally-Ann Cryan.

Sally-Ann Cryan: “Muchos casos de tuberculosis se están volviendo resistentes a los antibióticos y este nuevo tratamiento se podría utilizar combinado con antibióticos para frenar esas resistencias”

Proceso de secado por aspersión
El patógeno que causa la tuberculosis se propaga a través de las personas que respiran gotitas infectadas en sus pulmones, donde la enfermedad puede permanecer latente o extenderse más. Mediante un proceso de secado por aspersión, los científicos del RCSI empaquetaron el atRA en partículas seguras para el consumo y lo suficientemente pequeñas como para utilizarlas en un inhalador. Tras esto, los investigadores comprobaron que estas partículas administraron el tratamiento de forma eficaz y también redujeron significativamente las bacterias que causan la TB así como el daño pulmonar asociado. Por ello, resulta un tratamiento eficaz y se respalda su potencial para usarlo en pruebas clínicas.

A pesar de los avances científicos, la tuberculosis continúa siendo un problema de salud muy significativo a nivel mundial. Por ello, “necesitamos urgentemente tratamientos innovadores como éste si queremos alcanzar el objetivo de la Agenda 2030 de la ONU en materia de salud”, concluyó el doctor Joseph Keane, profesor en la Escuela de Medicina del Trinity College de Dublín y neumólogo en el Hospital St. James.

Dr. Keane: “Necesitamos urgentemente tratamientos innovadores como éste si queremos alcanzar el objetivo de la Agenda 2030 de la ONU”

Resistencias a los antibióticos
Según datos que controla la Organización Mundial de la Salud (OMS), solo en 2017 se infectaron de TB 10 millones de personas en todo el mundo y 1,6 millones fallecieron por esta enfermedad. Además, la OMS estima que se produjeron 558.000 nuevos casos que resultaron resistentes a los antibióticos de primera línea más efectivos. De estas resistencias, el 82% lo fueron a antibióticos múltiples. Se trata por tanto, de un problema de salud pública que debe ser asumido y controlado por las autoridades correspondientes. Para ello, uno de los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU es acabar con la epidemia en el año 2030.

Investigación española sobre TB
Desde España también se están desarrollando diversos trabajos de investigación que ayuden a poner freno a la transmisión de esta enfermedad. En concreto, investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red en su área temática de Enfermedades Respiratorias (CIBERES) junto con el Grupo de Genética de Micobacterias de la Universidad de Zaragoza y del Grupo de Redes y Sistemas Complejos del Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos (BIFI) elaboraron hace unos meses un trabajo de investigación en el que detectaron las claves por las que la bacteria que provoca la tuberculosis se adapta y modula su transmisión entre las distintas poblaciones humanas. Bajo el nombre de transposón IS6110, se perfila una excelente estrategia de la bacteria para adaptarse a su hospedador.

Investigadores españoles detectaron las claves por las que la bacteria que provoca la tuberculosis se adapta y modula su transmisión entre las distintas poblaciones humanas

Para entender el procedimiento de este estudio es necesario aclarar que la bacteria que causa la tuberculosis en humanos, conocida como Mycobacterium tuberculosis, es idéntica a las bacterias aisladas de diferentes pacientes, en más de un 99,99% de su genoma. Pero existen mínimas diferencias genéticas que se pueden detectar por métodos moleculares. Los autores de la investigación utilizaron un modelo experimental de la enfermedad para demostrar que la IS6110 apenas salta en la bacteria que causa tuberculosis en vacas mientras que salta mucho más en la bacteria que causa la tuberculosis en humanos.

Noticias complementarias