Inicio ASP Dolor oncológico, síntoma muy prevalente e incapacitante que provoca gran miedo en...

Dolor oncológico, síntoma muy prevalente e incapacitante que provoca gran miedo en el enfermo con cáncer

..Emilio Ramirez.
Hoy lunes 4 de febrero se celebra el Día Mundial Contra el Cáncer, y por ello la Fundación Grünenthal ha ahondado en un tema que pasa en ocasiones por alto o, no se le dedica la atención e importancia que tiene, como es el dolor oncológico, un síntoma muy prevalente e incapacitante que provoca gran miedo en el enfermo.

En primer lugar hay que diferenciar los tipos de dolor oncológico que existen; en concreto cuatro: dolor nociceptivo; dolor neuropático; dolor mixto y dolor irruptivo. Cada uno de ellos tiene una serie de características en función de su origen.

El dolor nociceptivo e irruptivo son los dolores oncológicos con mayor prevalencia

Pormenorizadamente estos cuatro tipos de dolores oncológicos con su correspondiente prevalencia, se caracterizan por:

  • Dolor nociceptivo: Es producido por la activación de los receptores del dolor o nociceptores, puede ser somático o visceral. Su prevalencia es del 59,4%.
  • Dolor neuropático: En este tipo de dolor, su origen puede ser por distintas causas, como el propio tumor, el tratamiento que está recibiendo el paciente o una enfermedad concomitante. En este caso su prevalencia es del 19%.
  • Dolor mixto: El paciente padece al mismo tiempo la combinación de más de un tipo de dolor; es decir, el nociceptivo y el neuropático. Su prevalencia es del 20%.
  • Dolor irruptivo: La sensación para el paciente es que el dolor puede manifestarse espontáneamente, o en relación con un desencadenante que predecible o impredecible, pese a estar el dolor de base estable y controlado. Estos “picos de sierra” de dolor, crea una situación de intranquilidad en el paciente. Tiene una prevalencia pareja al dolor nociceptivo (59,2%).

Con independencia de sus características y tasas de prevalencia, estos cuatro tipos de dolores oncológicos tienen una seña de identidad en común, y es que invalidan y limitan sobremanera la vida del paciente.

Entre el 24 y el 60% de los pacientes oncológicos tienen dolor al inicio de la enfermedad, pudiendo llegar al 62-86% de los mismos en etapas finales

Respecto a la prevalencia del dolor oncológico, hay que diferenciar en pacientes en tratamiento activo contra el cáncer, y en pacientes cuyos casos están en estadios más avanzados. En los primeros, la prevalencia oscila entre el 24 y 60%, y en los segundos la horquilla está entre el 62 y 86%, es decir, entre el 24 y el 60% de los pacientes oncológicos tienen dolor al inicio de la enfermedad, pudiendo llegar al 62-86% de los mismos en etapas finales del cáncer que tenga.

¿De qué manera impacta el dolor oncólogico en el paciente y en el Sistema Sanitario?

En primer lugar, que el paciente con cáncer con dolor crónica reciba un tratamiento inadecuado puede desencadenar en un aumento de hospitalizaciones evitables, lo que implica un gasto sanitario. Para ello, la evaluación, control, y gestión, en el que la palabra eficacia impere por encima de todo, son factores trascendentales para que el paciente reciba el tratamiento oportuno. Finalmente, el 30% de las visitas a urgencias de los pacientes oncológicos están relacionadas con el dolor, por lo que se pone de manifiesto la necesidad de más investigación sobre el tratamiento del dolor con fármacos específicos para su manejo.

Noticias complementarias: