Inicio ASP Nuevos tratamientos oncológicos: entre la esperanza y la sostenibilidad

Nuevos tratamientos oncológicos: entre la esperanza y la sostenibilidad

..Juan Pablo Ramírez. Director de iSanidad.
Los nuevos tratamientos contra el cáncer han generado mucha esperanza entre los pacientes con cáncer y los oncólogos, que han visto como aumenta la supervivencia global con toxicidades más bajas. Son buenas noticias que plantean un reto a los sistemas sanitarios: el alto precio de estos medicamentos pone en riesgo la sostenibilidad.

No entra dentro de ningún escenario de futuro dejar de tratar a un paciente por la imposibilidad de afrontar el coste. Pero nuestros oncólogos tienen que hacer verdaderos juegos de equilibrios para poder tratar al paciente con el medicamento más adecuado. No hace mucho un jefe de Servicio de Oncología Médica de un gran hospital madrileño decía que en la farmacia de su centro solo contaba con medicamentos para tratar a tres de los ocho subtipos de cáncer de pulmón. A los otros cinco tenía que incluirlos en ensayos clínicos para garantizar el tratamiento más específico.

Seamos realistas. Es complicado que un nuevo modelo de financiación vaya a resolver los problemas económicos del sistema sanitario

El Ministerio de Sanidad ha puesto en marcha un plan de terapias avanzadas con el fin de garantizar la adquisición de estos medicamentos de alto económico, entre ellos las células CART para cánceres hematológicos. Pero el problema es de fondo. Las comunidades autónomas reclaman un nuevo modelo de financiación para abordar con éxito este problema. Esta legislatura no será. No entra dentro de las prioridades del Gobierno de Pedro Sánchez, que prefiere no entrar en una reforma tan compleja con las elecciones autonómicas tan cerca.

Seamos realistas. Es complicado que un nuevo modelo de financiación vaya a resolver los problemas económicos del sistema sanitario. El cumplimiento de los objetivos de déficit hacen muy complicado que el gasto en sanidad crezca hasta el 7% del PIB como en la mayoría de los países de nuestro entorno. En este panorama son los profesionales los que buscan fórmulas para hacer más con menos. El trabajo del hospital comienza a organizarse de manera multidisciplinar. Los nuevos medicamentos han reducido los efectos secundarios pero aún así su toxicidad es elevada. Los pacientes que sobreviven al cáncer, un 53%, quedan con secuelas y necesitan la atención de un gran grupo de especialistas: no solo de oncólogos y hematólogos, sino también de cardiólogos, endocrinólogos, nefrólogos, ginecólogos, urólogos, médicos de familia…

El trabajo del hospital comienza a organizarse de manera multidisciplinar. Los nuevos medicamentos han reducido los efectos secundarios pero aún así su toxicidad es elevada

La Administración debe involucrarse en esta tarea con la creación estructuras que permitan la comunicación entre profesionales y niveles asistenciales, por un lado, y fomentando la formación, por otro. La aparición de la figura del largo superviviente de cáncer requiere atención clínica, pero también social y humana. El médico de primaria debe jugar un papel clave en el seguimiento de estos pacientes, pero también otros actores como los profesionales de enfermería y de psicooncología. La coordinación ayudaría a potenciar el diagnóstico precoz y la detección de recaídas. Ministerio y comunidades autónomas deben orientar las estrategias hacia la prevención. La biopsia líquida es una herramienta con un coste elevado hoy pero que puede ahorrar en el futuro mucho sufrimiento a los pacientes y sus familiares y gastos al sistema sanitario. Los ahorros económicos permitirían financiar al menos parte de los tratamientos de alto impacto.

Enlaces de interés: