Inicio ASP Los farmacéuticos comunitarios ya cuentan con una guía de derivación al médico...

Los farmacéuticos comunitarios ya cuentan con una guía de derivación al médico de AP

..Redacción.
Los profesionales de la farmacia familiar y comunitaria disponen de una nueva herramienta para mejorar el manejo de los síntomas menores en pacientes sin riesgo y sobre la posible derivación al médico. Se trata de la guía Protocolos de Indicación Farmacéutica y criterios de derivación al médico en síntomas menores, una publicación que condensa las contribuciones de los profesionales de la medicina y farmacia para aquellas situaciones en las que el paciente se presenta en la farmacia con un síntoma menor y solicita asesoramiento para dicho problema.

La actuación del farmacéutico debe estar orientada por criterios científicos y técnicos consensuados entre médicos y farmacéuticos

El documento se ha realizado de forma conjunta entre la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC), el Colegio de Farmacéuticos de Valencia (MICOF) y la Cátedra María José Faus Dáder de Atención farmacéutica de la Universidad de Granada (CUGRAF). En su elaboración también han colaborado la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) y la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC) como parte de la mejora asistencial entre ambos profesionales sanitarios, ya que la actuación del farmacéutico debe estar orientada por criterios científicos y técnicos consensuados entre médicos y farmacéuticos.

Jesús Gómez (SEFAC): “Las consultas en síntomas menores son muy habituales en las farmacias comunitarias, por lo que identificar cuándo es necesario derivar al paciente al centro de salud es de gran importancia”

Las consultas en síntomas menores son muy habituales en las farmacias comunitarias, por lo que el conocimiento de estos síntomas, su tratamiento e identificar cuándo es necesario derivar al paciente al centro de salud son aspectos de gran importancia para la labor asistencial de los farmacéuticos comunitarios”, comenta Jesús Gómez, presidente de SEFAC. 

31 síntomas menores protocolizados
El libro presenta de forma práctica hasta 31 síntomas menores protocolizados que se han agrupado por los siguientes bloques: síntomas respiratorios (congestión nasal, tos, etc.), dolor moderado (cefalea, dolor articular y de espalda), digestivos (acidez, diarrea aguda, estreñimiento), dermatológicos (acné, dermatitis o urticaria) y otros síntomas menores como estrés, fiebre u ojo seco, entre otros.

Los síntomas menores que se presentan en el texto han sido seleccionados y desarrollados por médicos de familia y farmacéuticos comunitarios

Los síntomas menores que se presentan en el texto han sido seleccionados y desarrollados por médicos de familia y farmacéuticos comunitarios. Para su inclusión el criterio fundamental fue su frecuencia de presentación como motivo de consulta en la farmacia comunitaria española. Su desarrollo se fundamentó en una revisión científica de la información disponible del síntoma.

Por otro lado, para cada síntoma menor incluido, el protocolo reúne la información necesaria para realizar el servicio de indicación farmacéutica. Así, además de la descripción del síntoma y de los motivos que dan lugar a la aparición del mismo, se detallan los criterios de derivación al médico y se incluyen recomendaciones para la prevención y tratamiento tanto farmacológico como no farmacológico, además de una bibliografía seleccionada.

Se han incluido los principios activos más adecuados para el tratamiento del síntoma menor, los cuales se especifican en el respectivo protocolo

Por último, en el apartado de medicamentos se han incluido los principios activos más adecuados para el tratamiento del síntoma menor, los cuales se especifican en el respectivo protocolo. De cada fármaco, se ha sintetizado la evidencia disponible sobre sus indicaciones y dosis autorizada para dispensar sin receta médica, los efectos adversos más frecuentes, contraindicaciones absolutas en interacciones de relevancia clínica y la información para un uso correcto del paciente.

Noticias complementarias