Inicio ASP La citología en el diagnóstico de enfermedades hematológicas permite descartar pruebas innecesarias

La citología en el diagnóstico de enfermedades hematológicas permite descartar pruebas innecesarias

..Redacción.
La reunión interanual del Grupo Español de Citología Hematológica (GECH), perteneciente a la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) ha servido, entre otras cosas, para destacar el papel de la citología en el diagnóstico de las enfermedades hematológicas. “Gracias a ella podemos indicar correctamente el resto de pruebas que se deben realizar al paciente: inmunofenotipado, citogenética y biología molecular”, explica el doctor José Tomás Navarro, secretario general de la SEHH y vicepresidente del GECH. “En estos momentos, disponemos de una batería tan amplia de estas pruebas que es muy importante poder dirigir cuáles se deben llevar a cabo en cada caso, y es aquí, donde la labor del citólogo se vuelve crucial”, añade.

Dr. Navarro: “Disponemos de una batería tan amplia de estas pruebas que es muy importante poder dirigir cuáles se deben llevar a cabo en cada caso, y es aquí, donde la labor del citólogo se vuelve crucial”

Desde este grupo han trabajado para actualizar su Atlas de Citomorfología Hematológica según la clasificación de las neoplasias linfoides y mieloides que realizó la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2017. En opinión del Dr. Navarro, “ha supuesto el avance más significativo en el área de la citología hematológica en los últimos años”. Se trata de una fuente gratuita y dinámica de consulta de imágenes online que está dirigido a hematólogos, residentes de hematología y otros profesionales interesados. 

Diagnóstico de la mastocitosis sistémica
Durante la reunión de esta sociedad científica se ha dedicado un tiempo para explicar la mastocitosis sistémica, una enfermedad que afecta a 1 de cada 10.000 personas. La doctora María Rozman, presidenta del GECH, explica que “consiste en una proliferación neoplásica de mastocitos, que se acumulan en uno o varios órganos o tejidos. Sus manifestaciones clínicas son muy variadas, inespecíficas y, a veces, sutiles, consistiendo en lesiones cutáneas y/o en síntomas por activación de mastocitos, como fatiga, pérdida de peso, trastornos digestivos, cardiovasculares, respiratorios, neurológicos y musculoesqueléticos”.

Dra. Rozmán: “La mastocitosis sistémica consiste en una proliferación neoplásica de mastocitos, que se acumulan en uno o varios órganos o tejidos”

Se trata de una patología que puede aparecer a cualquier edad, aunque la mastocitosis sistémica suele diagnosticarse a partir de la segunda década de la vida. “Así, su evolución es muy variable, desde las formas cutánea e indolente, hasta las agresivas y la leucemia de mastocitos”, añade la Dra. Rozman.

En este caso, como en el resto de enfermedades hematológicas, la citología es fundamental para su diagnóstico, ya que los mastocitos atípicos presentan alteraciones morfológicas características que permiten diferenciarlos de los mastocitos normales: son fusiformes, están hipogranulados y tienen el núcleo bilobulado o multilobulado. “A esto se suma que suelen presentarse en pequeñas cantidades en la médula ósea, por lo que es muy importante buscarlos y reconocerlos en caso de sospecha de la enfermedad”, aclara la experta.

Se trata de una patología poco prevalente y que presenta síntomas muy diversos, por lo que se puede retrasar su diagnóstico 

Se trata, por tanto, de una patología poco prevalente y que presenta síntomas muy diversos, por lo que se puede retrasar su diagnóstico, el cual debe realizarse integrando las distintas pruebas que ofrece el laboratorio de hematología.

Afortunadamente, están surgiendo nuevas modalidades terapéuticas dirigidas al tratamiento de la mastocitosis sistémica, como los distintos inhibidores de tirosina quinasa, que hacen más importante, si cabe, reconocerla y diagnosticarla lo antes posible”, concluye la Dra. Rozman.

Noticias complementarias