Inicio ASP Vacunas contra la desinformación

Vacunas contra la desinformación

MaríaVargas..María Vargas Tabuenca. Directora de Relaciones Institucionales de iSanidad.
 “Mire doctora, es que he leído que si le pongo la vacuna a mi hijo se quedará autista, y prefiero correr el riesgo de no ponérsela”. La profesional sanitaria se quedó sorprendida a la vez que perpleja ante el comentario de su paciente. Todavía no había vivido en sus propias carnes el rechazo de la vacunación en niños. Acababa de terminar la residencia y todavía estaba comenzando su trayectoria profesional. Tras hacer oídos sordos a los consejos médicos, la madre se levantó y, con paso decidido, se marchó de la consulta. “Sería preferible aplicarle algunas vacunas a esta madre”, pensó la joven doctora, “vacunas contra la desinformación”.

Cada año se evita la muerte de entre 2 y 3 millones de personas en todo el mundo gracias a las vacunas

Hoy comienza la Semana Mundial de la Inmunización, que se celebra del 24 al 30 abril. Las vacunas son la medida de salud pública más costo-efectiva según la Organización Mundial de la Salud. De hecho, cada año evitan la muerte de entre 2 y 3 millones de personas en todo el mundo. Sin embargo, si se aplicara una cobertura vacunal en todo el mundo, 1,5 millones de vidas más se salvarían.

Ante este momento en el que nos encontramos, resulta fundamental sostenerse en la información de rigor para evitar y trabajar contra los falsos bulos sobre vacunación. De hecho, 2 de cada 3 médicos han atendido a pacientes que se encuentran preocupados por bulos. Si bien España tiene una de las tasas de vacunación más altas de Europa, no debemos despistarnos. Así como explicó Manuel Cotarelo, responsable del área médica de Virología y Vacunas en MSD España, las noticias falsas son las que se difunden más rápido.

Deberíamos plantearnos vacunas contra la desinformación: pequeñas cápsulas de información científica y contrastada

Por ello, deberíamos plantearnos las vacunas contra la desinformación: pequeñas cápsulas de información científica y contrastada que, a lo largo de la vida, sirvieran para educar en prevención de la salud. Unas inyecciones que dieran luz y permitieran desterrar falsos mitos sobre la evitación de la vacunación que suponen consecuencias para uno mismo y los demás. Y no solo en la etapa infantil, sino también entre adultos. Para que, a medida que nos hagamos mayores y la cronicidad esté más presente, sigamos impulsando la prevención en salud.

Enlaces de interés: