Inicio ASP Una sanidad de café, copa y puro

Una sanidad de café, copa y puro

Café,_copa_y_puro

gerentes-y-médicos..Luis de Haro. Director general de iSanidad.
Las elecciones generales de 2019 han dejado claro que nos espera una sanidad de café, copa y puro. Es decir, una sanidad de ocurrencias, como lo que sucede al final de una comida de “amigotes”. Ningún partido ha presentado propuestas importantes para establecer cómo será la sanidad del futuro.

Ni el PSOE, que será el partido del gobierno, ni Podemos, ni Ciudadanos, ni PP, ni Vox, ni nadie ha apostado por la necesaria renovación del sistema. Los profesionales, sin embargo, si conocen los problemas y cada día hablan de ellos: cronicidad; déficit de profesionales; reforma de Atención Primaria; envejecimiento… Son los problemas que hay que afrontar. Ni el aborto ni la eutanasia son problemas sanitarios, son problemas sociales. Ninguno de los dos va a resolver el futuro del sistema.

Los programas sanitarios presentados por los partidos parecen de “café, copa y puro”, de ocurrencias

Es deseable que las conversaciones en el momento del café, copa y puro se dediquen a otros temas. El futuro de la sanidad necesita de una reflexión más seria, de un programa estudiado y detallado. Es necesario que participen todos los agentes del sector: profesionales (médicos, enfermeros, farmacéuticos…); administraciones; gestores; pacientes; sociedades científicas; líderes de opinión… Pero de una manera seria, sin “ocurrencias”.

Una encuesta realizada por iSanidad ha preguntado a los profesionales por los problemas de la sanidad. Son sus respuestas las que indican la verdadera necesidad del sistema. Es a ellos, que están en el sistema, hay quien hay que escuchar. Cualquier otra “ocurrencia” será retrasar el futuro del sistema y perder ese tren que ya se está yendo, poco a poco.

La última ministra de sanidad del PP fue la “cuota” catalana, sin conocimiento ni experiencia. La etapa de Pedro Sánchez empezó con Carmen Montón que tuvo que dimitir. En total tres equipos en un año. Casi no se puede imaginar un peor escenario. Los cambios bruscos de equipo y de proyecto van contra el propio sistema. Lo que urge es un proyecto común. Si alguien lo ve posible que “reme a favor de corriente”.

Enlaces de interés: