Inicio ASP Cada año 120.000 personas sufren un ictus en España

Cada año 120.000 personas sufren un ictus en España

..Redacción.
El ictus es la segunda causa de muerte en España, la primera en mujeres
. Además, es la primera causa de discapacidad adquirida en el adulto y la segunda de demencia. Según datos de la SEN, cada año 120.000 personas sufren un ictus en España, de los cuales un 50% quedan con secuelas incapacitantes o fallecen. Por comunidades autónomas, Andalucía es la que más casos registra al año (21.000), seguida de Catalunya (12.000), Madrid (11.000), Comunidad Valenciana (10.500) y Galicia (7.000).

Según la SEN el íctus en España es la segunda causa de mortalidad 

Los síntomas del Ictus aparecen de forma brusca e inesperada. Los sintomas más comunes son: la perdida brusca de fuerza o sensibilidad en una parte del cuerpo, la alteracion de la simetría facial, las dificultades para hablar o entender, problemas de visión y dolor de cabeza muy intenso. La gran mayoría de los pacientes suelen presentar una combinación de varios de estos síntomas. No obstante, con solo experimentar uno de ellos, incluso si son reversibles o transitorios, ya es motivo de urgencia.

La incidencia del ictus aumenta a partir de los 60-65 años

Hipertensión arterial, diabetes, niveles de colesterol altos, tabaquismo, obesidad, problemas de corazón, vida sedentaria y consumo de alcohol, entre otros, son los factores de riesgo más frecuentes a la hora de sufrir un ictus. La edad es otro factor de riesgo, ya que la incidencia del ictus aumenta a partir de los 60-65 años. Sin embargo, puede aparecer en cualquier edad. Últimamente ha aumentado considerablemente la incidencia de ictus en adultos jóvenes, debido a los estilos de vida en la sociedad.

Con una prevención adecuada se evitaría el 90% de los casos

El 90% de los casos de ictus se podrían evitar con una adecuada prevención.  Entre las medidas para evitarlo destacan la importancia de abandonar el tabaco y el reducir el consumo de alcohol, la reducción de peso, la disminución de sal y grasas en las comidas, la actividad física y los controles médicos periódicos, controlando la tensión arterial. Estas medidas van destinadas tanto a personas que hayan sufrido un ictus, como que no.

El daño cerebral que produce un ictus está relacionado con el tiempo que dura el trastorno y la zona afectada. Por lo tanto, la identificación de los síntomas es fundamental para acudir cuanto antes al hospital. Una de las claves para el éxito en la atención del ictus es la rapidez con la que se detectan sus síntomas iniciales y se contacta con el sistema de emergencias.

Noticias complementarias: