Inicio ASP El Hospital del Tajo, primer hospital español que trata la fibromialgia con...

El Hospital del Tajo, primer hospital español que trata la fibromialgia con Estimulación Magnética Transcraneal

fibromialgia

..Redacción.
El Hospital Universitario del Tajo, en Madrid, es el primer centro español que utiliza la Estimulación Magnética Transcraneal (TMS) para tratar la fibromialgia. También se utiliza para el tratamiento del Síndrome de la Fatiga Crónica. Mediante la TMS de baja intensidad, con 4 o 6 sesiones de 20 minutos, mejoran los diferentes parámetros de la sintomatología de los pacientes. Algunos de estos son dolor de cabeza, dificultad de conciliar el sueño y fatiga.

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruíz Escudero, comprobó de primera mano este tratamiento. Con motivo del Día Mundial de la Fibromialgia, Escudero visitó a pacientes y al equipo médico que realiza esta terapia. El Dr. José María Gómez Argüelles es el neurólogo que está a la mando de este grupo. Este tratamiento para la fibromialgia tiene éxito en el 60% de los pacientes. Además, consigue reducir, e incluso eliminar la medicación, mediante el uso de un gorro dotado de electrodos.

Las sesiones de TMS se realizan dentro de una jaula de Faraday y disminuyen los síntomas propios de la fibromialgia

fibromialgia_TMS-TajoPor otro lado, las sesiones de TMS se realizan en el interior de una jaula de Faraday. Es un recinto con un campo electromagnético que anula el efecto de campos externos como la radiación de los móviles. Así, la TMS aplicada consigue en el cerebro del paciente el efecto deseado. Esto le permite disminuir los síntomas propios de la enfermedad.

Tratamiento humanizado de la fibromialgia
Esta patología es predominantemente femenina, femenino en una relación de 9 a 1. La edad de aparición más frecuente se sitúa entre los 40 y 50 años. Por otro lado, supone entre el 2 y el 6% de los pacientes atendidos en atención primaria. Para realizar este tratamiento TMS los pacientes cuentan con personal sanitario en todo momento. Al mismo tiempo, dan pautas al paciente para empoderarlo. De esta forma, se evita crear dependencia al tratamiento. Sin embargo, a los seis meses o un año es necesario hacer una sesión de recordatorio de la TMS.

Este empoderamiento del paciente hace que se sienta seguro ante esta enfermedad silenciosa

Este empoderamiento del paciente hace que se sienta seguro ante esta enfermedad silenciosa. Para evitar la sensación de agobio y/o claustrofobia durante las sesiones, se puede retirar la cortina que cubre la jaula. De esta forma, el paciente tiene mayor sensación de amplitud.

Por último, la sala se ha decorado con elementos del paisaje, para dar una sensación de profundidad y tranquilidad. Gracias a estos elementos externos y a la efectividad del tratamiento, muchos pacientes llegan a dormirse durante la terapia. Algo llamativo teniendo en cuenta que uno de los síntomas de la enfermedad es la dificultad para conciliar el sueño.

Noticias complementarias