Inicio ASP SEPAR reclama la implantación del cribado en cáncer de pulmón

SEPAR reclama la implantación del cribado en cáncer de pulmón

Pruebas-de-diagnóstico-por-imagen

..Redacción.
Las últimas evidencias científicas avalan la implantación en Europa y en España de programas de cribado de cáncer de pulmón mediante la realización de una tomografía computarizada de bajas dosis de radiación (TCBD) anual en personas con riesgo elevado de sufrirlo que cumplen ciertos criterios de edad y tabaquismo, según destaca un editorial en Archivos de Bronconeumología, la revista científica de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). El editorial está firmado por los doctores Luis M. Seijo, Juan Carlos Trujillo y Javier J. Zulueta, miembros de SEPAR.

El tabaquismo es el principal factor de riesgo para el cáncer de pulmón. De ahí que las Sociedades científicas, como SEPAR, centren sus esfuerzos en combatir este hábito nocivo con campañas antitabaco, a fin de reducir el número de nuevos fumadores, en especial en las franjas de edad con un mayor riesgo.

Los programas de cribado de cáncer de pulmón ya son una realidad en Estados Unidos, donde las sociedades científicas, instituciones y aseguradoras recomiendan su implantación

“Paralelamente al desarrollo de campañas antitabaco debemos insistir en la creación de programas de cribado que ayuden a un diagnóstico precoz de la enfermedadEn este sentido, debemos recordar que en España ya existen programas de cribado para otros cánceres que han demostrado su efectividad, cómo pueden ser los de cáncer de mama o colon. Ahora tenemos que insistir en que recientes publicaciones sobre el cribado de cáncer de pulmón han demostrado su efectividad y potencial aplicabilidad en países como el nuestro, sin que ello suponga un aumento de riesgo para la sociedad ni un aumento desproporcionado del gasto económico”, destaca el Dr. Juan Carlos Trujillo, cirujano torácico, coordinador del Área de Oncología Torácica de SEPAR y uno de los tres autores del editorial sobre nuevas evidencias científicas.

Estas evidencias científicas se apoyan en los resultados de estudios como el Nederlands Leuvens Longkanker Screenings Onderzoek (NELSON). Este último se presentó en 2018 en Toronto (Canadá) durante el congreso de la IASLC (International Association for the Study of Lung Cancer). Se han confirmado además los hallazgos del estudio norteamericano National Lung Screening Trial (NLST). Ambos ensayos prospectivos aleatorizados han demostrado que los programas de cribado de cáncer pulmonar consiguen una reducción significativa y clínicamente relevante de la mortalidad atribuible a la realización de una TCBD anual. Estos resultados son fruto de un número reducido de rondas de cribado (4 en el estudio NELSON y 3 en el NLST). Por este motivo, SEPAR considera que estudios con mayor continuidad aún serán más favorables.

Ambos ensayos prospectivos aleatorizados han demostrado que los programas de cribado de cáncer pulmonar consiguen una reducción significativa y clínicamente relevante de la mortalidad

Los programas de cribado de cáncer de pulmón ya son una realidad en Estados Unidos, donde las sociedades científicas, instituciones y aseguradoras recomiendan su implantación. Se han adherido a los criterios de inclusión del NSLT -tener una edad de más de 55 años y un consumo tabáquico mayor o igual a 30 paquetes-año-, según explican los firmantes del editorial. En cambio, en Europa se carecía de una evidencia acumulada suficiente para confirmar los hallazgos norteamericanos en población europea. Realizar “un estudio europeo se consideraba necesario, alegando que las idiosincrasias de los sistemas de salud y de la población europea no justificaban asumir como propias las recomendaciones de sociedades científicas norteamericanas basadas en el diseño y los resultados del NSLT”, dice el editorial.

Resultados de NELSON Y ELCAP, nuevos avales
Los programas de cribado de cáncer de pulmón cada vez cuentan con más datos que demuestran su eficacia y justifican la necesidad de implantarlos. En este sentido, el editorial destaca, por una parte, los hallazgos del estudio NELSON, diseñado para reducir la tasa de falsos positivos y el gasto ocasionado por el cribado y con criterios de inclusión menos restrictivos que el NSLT -pacientes con una edad > 50 años, abstinencia < 10 años, y consumo de tabaco > 15 paquetes-año- que han demostrado una mayor reducción de la mortalidad por cáncer de pulmón que el NSLT, a pesar de tener un tamaño muestral inferior. Asimismo, el 50% de los tumores pulmonares detectados con la TCBD en el NELSON se encontraban en una fase inicial, en estadio I, en comparación con un 75% de estadios avanzados (III o IV) en el grupo control.

Noticias relacionadas: