Inicio ASP Gema Mateos: “La formación de los trabajadores es clave en la eliminación...

Gema Mateos: “La formación de los trabajadores es clave en la eliminación de las sujeciones”

eliminacion/de/sujeciones

..Fernando Ruiz.
..Cristina Cebrián (fotografías y vídeo).
La eliminación de las sujeciones en los usuarios de las residencias geriátricas es una práctica todavía poco común en estos centros. Sin embargo, presenta grandes beneficios para los residentes, ya que fomenta la deambulación, mejora el estado anímico o la continencia de los usuarios. Ante este contexto, el grupo Amavir ha eliminado las sujeciones de las personas mayores en 19 de sus 42 centros, aunque el objetivo es llegar a la totalidad de los mismos. Para ello, subrayan la necesidad de llevar a cabo un proceso de formación e información tanto de los trabajadores como de las familias. Así nos lo cuentan en este coloquio realizado en iSanidad.

El grupo Amavir propone la eliminación de las sujeciones de las personas mayores en las residencias

Marta Gómez, responsable asistencial de enfermería del grupo Amavir, afirma que “atando no se cuida y tampoco es seguro. Para cuidar a una persona no hace falta retenerla“. Además, explica que al no tener sujeta a una persona, el profesional está más pendiente de ella. Además, las sujeciones conllevan consecuencias negativas para el residente, ya que se incrementa la incontinencia urinaria y los usuarios se encuentran más nerviosos e inquietos.

No obstante, Gema Mateos, terapeuta ocupacional del centro Amavir de Villanueva de la Cañada, añade que “un centro libre de sujeciones no es un centro libre de caídas. De hecho, que se produzcan significa que se da libertad de movimiento al usuario. Eso sí, tenemos que trabajar por minimizar los problemas derivados de las caídas”. Asimismo, Cristian Borobia, fisioterapeuta del centro de Villanueva, apunta que “las caídas de los residentes con sujeciones son mucho más graves”.

Por ello, Gema Mateos ensalza la estrategia que está llevando el grupo Amavir en su proceso de eliminación de sujeciones de los residentes. Es más, 19 de sus 42 centros ya son libres de sujeciones. Para ello ha sido crucial la formación de los trabajadores y la información tanto del personal como de los familiares. “Al principio, las familias eran muy reacias a este cambio ya que suelen pensar que sujetar es lo más seguro, pero no es así. Por ello hay que convencerlos a través de información muy precisa de lo contrario“, añade la terapeuta ocupacional.

Gema Mateos: “Un centro libre de sujeciones no es un centro libre de caídas”

En esta línea, Cristian Borobia reconoce que también costó cambiar la mentalidad de los trabajadores. “Nosotros mismos fuimos los primeros que dudamos sobre este proyecto. Estábamos muy acostumbrados a trabajar con sujeciones, pero poco a poco fuimos viendo los resultados positivos y nos convencimos de que esta era la manera de hacer las cosas“.

Por ello, Marta Gómez remarca la importancia de que “todos los profesionales implicados remen en la misma dirección, teniendo claro cuál es el objetivo y apoyarnos los unos en los otros. Porque para desatar hay que tocar muchas partes del residente, desde lo físico, lo psicológico y lo social. Es verdad que es algo muy difícil, ya que crecemos en una cultura muy protectora que nos inculca que el atar es por el bien el usuario. Sin embargo, con el tiempo te das cuenta de que el éxito sin sujeciones es posible”, agrega la responsable asistencial de enfermería.

Marta Gómez: “Crecemos en una cultura muy protectora, que nos inculca que el atar es por el bien el usuario

En esta línea se muestra la terapeuta ocupacional. “Llevamos ya casi 5 años siendo centros libres de sujeciones, y cuando ves a una persona atada, te choca“.

Por último, desde el grupo Amavir proponen una conversión paulatina de los centros aún con sujeciones. “Se trata de ir poco a poco, porque todavía son unos cuantos centros los que quedan por retirar la totalidad de las mismas. No obstante, se está trabajando para conseguirlo en un futuro lo más próximo posible”, asegura Cristian Borobia.

Noticias complementarias: