Inicio ASP Cerca de 8.000 pacientes madrileños con enfermedad renal crónica necesitan diálisis o...

Cerca de 8.000 pacientes madrileños con enfermedad renal crónica necesitan diálisis o trasplante

Enfermedad-renal-crónica

..Redacción.
La enfermedad renal crónica (ERC) aumenta cada vez más el número de casos en nuestro país. De hecho, en 2018 más de 6.800 personas iniciaron Tratamiento Renal Sustitutivo (diálisis o trasplante) para sustituir la función de sus riñones. Además, en España alrededor de 61.000 personas necesitan diálisis o trasplante.

La prevalencia de la enfermedad renal crónica sigue aumentando y se sitúa por encima de las las 1.300 personas por millón de población (pmp), según los últimos datos del Registro Español de Enfermos Renales. De hecho, esta enfermedad ha crecido casi un 30% en nuestro país en la última década, donde ya algo más de siete millones de personas la padecen.

Si continúa este ritmo de crecimiento, la enfermedad renal crónica pasará a ser la segunda causa de muerte en pocos años en España

Enfermedad-renal-crónicaSi continúa este ritmo de crecimiento, la enfermedad renal crónica pasará a ser la segunda causa de muerte en pocos años en España. No hay que olvidar que su prevalencia creció, en los últimos diez años, un 31%. Además, en el último año, se experimentó un aumento de la incidencia, pasando de 141 pmp a 147,3, lo que supone un 4% más.

Por otro lado, destaca la Comunidad de Madrid por ser una de las regiones con menor tasa de prevalencia con 1.188 pmp, frente a los 1.304 pmp de la media nacional. También se sitúa por debajo de la media en incidencia, con 137 pmp frente a los 147 pmp de la media española. Sin embargo, en el último año creció en más de 900 el número de pacientes que necesitan trasplante o diálisis.

En este sentido, los expertos señalan que ese aumento de la incidencia de la ERC se relaciona con el aumento de la esperanza de vida y el envejecimiento. Pero también se debe a factores de riesgo como diabetes, enfermedad cardiovascular, hipertensión arterial o tabaquismo. La obesidad, el sedentarismo y una mala alimentación también influyen en esta incidencia.

Los alimentos procesados son perjudiciales para la salud renal por el alto contenido en fostato de sus aditivos, conservantes y saborizantes

Día Mundial del Riñón
Por ello, la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N), junto a otras sociedades y organismos, aprovecha el Día Mundial del Riñón, que se celebra este jueves, para promocionar la salud renal. Los organizadores de este día han puesto en marcha una campaña para moderar el consumo de alimentos procesados. Estos resultan perjudiciales para la salud renal por el alto contenido en fostato de sus aditivos, conservantes y saborizantes.

En personas mayores de 50 años, así como fumadores y pacientes con diabetes, hipertensión u obesidad, estos procesados suponen un riesgo elevado. De hecho, al día necesitamos 700 miligramos de fosfato y en una dieta occidental llegamos a consumir hasta tres gramos, es decir, entre dos y cuatro veces más.

Enfermedad-renal-crónicaDra. María Dolores del Pino (S.E.N): “El deterioro renal puede evitarse y la función renal puede preservarse en estado óptimo con buenos hábitos”

En este contexto, los profesionales sanitarios implicados piden al Ministerio de Consumo una modificación del actual etiquetado alimentario europeo. También esperan que este nuevo ministerio colabore para sensibilizar sobre la importancia de una buena alimentación y estilos de vida en la salud renal. Desde la S.E.N aseguran que, sin un cambio en los hábitos de alimentación, será difícil lograr avances significativos en materia de prevención.

Evitar el deterioro renal
La presidenta de la S.E.N., la Dra. María Dolores del Pino, explica que “la percepción social es que llegamos a mayores con las funciones renales necesariamente disminuidas; como si el deterioro renal fuera exclusivamente fisiológico y no estuviera inducido por factores de riesgo como dieta, sedentarismo, tabaco o el consumo de alcohol”.

Por último, destaca que, “desde las organizaciones implicadas en la salud renal queremos cambiar radicalmente esta falsa creencia”. La Dra. del Pino se refiere a que “el deterioro renal puede evitarse y la función renal puede preservarse en estado óptimo con buenos hábitos. Particularmente con una alimentación saludable”, concluye.

Noticias complementarias