Inicio ASP Comienza la validación médica del primero de los respiradores artificiales colaborativos para...

Comienza la validación médica del primero de los respiradores artificiales colaborativos para pacientes con Covid-19

validacion-respiradores-artificiales

..Gema Maldonado.
Lo que empezó como una posible idea para crear respiradores artificiales baratos y rápidos a través de un grupo de WhatsApp hace once días se ha convertido ya en algo tangible: un prototipo de respirador artificial ya está en proceso de validación sanitaria en la Unidad de Bioterio de la Universidad de Oviedo. “Estamos testando con pulmones artificiales. De momento va todo bien, pero tenemos que comprobar que la máquina es fiable, que no tenga problemas mecánicos, que los sonidos los devuelva bien, etc”. Lo explica en conversación telefónica Marcos Castillo, ingeniero informático que, como el resto de sus compañeros del grupo de trabajo Reesistencia Team, lleva más de una semana casi sin dormir.

Marcos Castillo: “Estamos testando la máquina con pulmones artificiales. De momento va todo bien”

El paso definitivo en este proceso de generoso trabajo colaborativo llegó este mismo domingo. “Estuvimos reunidos y decidimos como la Consejería de Ciencia del Principado de Asturias aunar fuerzas y conseguir validar la máquina por profesionales de la sanidad”. Así, la Consejería se ha comprometido a ayudarles con un equipo de expertos en ventilación automática y médicos del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), con personal y las propias instalaciones de la Universidad de Oviedo y con empresas de I+D asentadas en el Principado que puedan ayudarles. “Nos aportan lo que nos faltaba a nosotros: instalaciones y personas”, señala Castillo.

validacion-respiradores-artificiales-2

No es la única Administración que está al tanto de este y otros proyectos similares que han surgido en Cataluña, Madrid, Zaragoza o Málaga. Los ministerios de Industria y Sanidad también están informados sobre estas posibles soluciones, según cuenta Jorge Barrero, director general de la Fundación Cotec e ideólogo de todo este movimiento para hallar soluciones a la falta de respiradores artificiales que la pandemia de Covid-19 podía generar en España.

La Consejería de Ciencia del Principado de Asturias se ha comprometido a ayudarles con un equipo de expertos en ventilación automática

En este sentido, los ministerios también “tienen que prepararse porque todos los procedimientos de verificación que debe cumplir un sistema de estas características no encajan con los tiempos que ahora manejamos”, apunta.  En estos días, además, han avanzado en la localización de piezas para poder fabricar en España respiradores artificiales comerciales. Y en otra posible solución. “Extender en España el uso de un único respirador para atender a cuatro pacientes”, señala Barrero.

El trabajo de los médicos 
Los primeros que han creído en el proyecto son los médicos. De hecho, Castillo explica que fue un médico de Tenerife que creía 100% en que era viable hacer este tipo de respiradores, quien contactó con él. Desde entonces, todo han sido apoyos. “Estoy en muchos grupos de WhatsApp y Telegram de médicos y ellos nos aportan soluciones, nos cuentan su experiencia y qué sistema usaban trabajando para una ONG en algún país, nos recomiendan vídeos, etc. El trabajo lo estamos focalizando nosotros, pero es muy global”, cuenta.

validacion-respiradores-artificiales-3

El respirador artificial que están validando parte del sistema que creó el Dr. Jackson Rees basado en un tubo de plástico y un globo. “Hemos partido de un sistema homologado para adaptarlo a un sistema automático de ventilación”. Su función será complementar lo que ya hay en el mercado en una situación de emergencia como la actual. “Los respiradores que hay valen para muchísimas patologías y el nuestro está orientado a unas funciones concretas. Se pueden usar para periodos cortos, para liberar esos otros respiradores y, en definitiva, para salvar vidas”, explica Castillo.

“Publicaremos todos los planos y trabajaremos un manual de instalación lo más fácil posible para que empresas que tengan capacidad puedan reproducirlo rápidamente”

Después de 10 de días de intenso trabajo con conexiones por videoconferencias con muchísimos profesionales, es un equipo de 16 personas el que trabaja físicamente en el laboratorio de la Universidad de Oviedo sobre la criatura que han creado todos. No saben cuándo terminará el proceso de validación y esperan que sea pronto. Desde ese momento, Marcos cuenta que el equipo “publicaremos todos los planos y trabajaremos un manual de instalación lo más fácil posible para que todas las empresas que tengan capacidad puedan reproducirlo rápidamente. Ya se están organizando pequeñas pymes y empresas grandes para agilizar el proceso en caso de que hagan falta muchas unidades”.

Noticias complementarias: 

 

Compartir