Inicio ASP Situación en las prisiones: Dos doctoras y una auxiliar de enfermería han...

Situación en las prisiones: Dos doctoras y una auxiliar de enfermería han dado positivo por Covid-19

Instituciones Penitenciarias busca 40 médicos para que se incorporen a las cárceles, donde ya ha fallecido por coronavirus una interna

medicos-prisiones-sin-pruebas-covid-19

..Gema Maldonado.
Hasta este miércoles se contabilizan tres profesionales sanitarias que ejercen en prisiones contagiadas por Covid-19. Se trata de una doctora en Logroño, otra en Segovia y una auxiliar de enfermería en Sevilla, según ha informado Instituciones Penitenciarias a iSanidad. En total hay 45 positivos en las cárceles españolas, 42 son trabajadores y tres son internos. Dos de estos internos pertenecen a la prisión de Estremera, en Madrid, igual que la primera reclusa fallecida por Covid-19 el pasado 20 de marzo y cuyo positivo se conoció el martes. Se encontraba en la enfermería de Madrid VII cuando fue trasladada al hospital con infección respiratoria. Tenía 78 años y padecía patologías previas.

Una doctora en Logroño, otra en Segovia y una auxiliar de enfermería en Sevilla trabajadoras en prisiones tienen Covid-19

Ambos internos se encuentran hospitalizados y hay un tercer positivo en Álava que tiene el alta hospitalaria. Además, según datos de Instituciones Penitenciarias, en torno a 400 personas se encuentran en observación médica, 262 son trabajadores en las prisiones, incluyendo personal sanitario, y 125 son internos.

La crisis sanitaria tampoco es fácil en las instituciones penitenciarias. El Dr. Pedro Antonio Martínez, responsable de médicos de prisiones de CESM y facultativo en el Centro Penitenciario de Ocaña II, explica que la sanidad penitenciaria “está infradotada” y pide, sobre todo, que tanto el personal de salud como los funcionarios de prisiones que tengan contacto con los internos “puedan tener acceso a los test”. Algo que entiende fundamental para evitar “que sean portadores y estén contagiando sin saberlo”. Recuerda que la vía de entrada de la infección es externa, “de los que vamos a trabajar allí. Si tenemos tests podemos retirar del trabajo a los positivos. Seremos menos, pero el trabajo será más seguro”.

El Dr. Martínez señala la necesidad de pruebas diagnósticas de Covid-19 para los profesionales que tratan con los internos, ya que “pueden ser portadores y estar contagiando sin saberlo”

sanidad-penitenciaria-médicos

El Dr. Martínez ya denunció hace un mes que solamente estaban cubiertas la mitad de las plazas previstas para sanidad penitenciaria, con 220 profesionales médicos trabajando. Este mismo miércoles, el Ministerio del Interior publicaba en el BOE la convocatoria de un proceso selectivo para cubrir 40 plazas de médicos en las cárceles “pero ya se verá si se cubren o no. Sacaron otra anterior con más de 20 plazas de interinos y, de momento, no se ha incorporado ninguno”, afirma el Dr. Martínez.

Los pocos médicos que ejercen en salud penitenciaria sí han contado con sistemas de protección, según explica el responsable de médicos de prisiones del CESM. “Las mascarillas y guantes no los estamos teniendo que reutilizar. Ahora mismo hay pocos casos, si hubiera muchos casos no sabemos si tendríamos suficientes protecciones”, señala.

Este miércoles el Ministerio del Interior publicaba en el BOE la convocatoria de un proceso selectivo para cubrir 40 plazas de médicos en las cárceles

Aunque se muestra muy prudente, reconoce que “hay una preocupación enorme” tanto entre los internos como entre los funcionarios y el personal sanitario. “Si en los centros sanitarios la situación es muy grave, en las prisiones, que además reúne otros requisitos al ser instituciones cerradas, se agrava la situación. Somos realistas y sabemos que puede ser un caos”. Hasta el momento la situación sanitaria ha estado controlada y según apunta, la de seguridad también, ya que asegura que situaciones tensas o de posibles disturbios “han sido algo puntual”.

Un grupo de médicos en estas instituciones han elaborado un documento adaptado a las prisiones con recomendaciones para minimizar, en la medida de lo posible, los posibles contagios. Incluye una serie de medidas de distancia para que “la población ingresada vaya adquiriendo una serie de hábitos ahora que no hay muchos casos y evitar que, si por desgracia, se produce un contagio no se convierta en 50“. Aunque reconoce que el distanciamiento social no es fácil en una prisión “porque hay muchas zonas comunes”.

El Dr. Martínez reconoce que “hay una preocupación enorme” tanto entre los internos como entre los funcionarios y el personal sanitario

Este documento advierte también de que las salidas de los internos a centros de salud y hospitales requiere el acompañamiento de agentes de la Policía Nacional o de la Guardia Civil para su custodia, al igual que se tienen que permanecer ingresados. “Eso también afecta a los recursos de las fuerzas de seguridad”, señala el Dr. Martínez, que concluye haciendo hincapié en la importancia “hacer la máxima barrera que podamos frente al virus”.

Noticias complementarias: