Inicio ASP Los héroes anónimos del Covid-19

Los héroes anónimos del Covid-19

Heroes anonimos

..Luis A. de Haro Peralta. Director general de iSanidad
Yo teletrabajo, mi única aportación a la crisis es aportar información en iSanidad. Hablo con profesionales médicos, enfermeras, farmacéuticos, gerentes, jefes de servicio, adjuntos, cargos administrativos… Pero por teléfono, no me juego la vida. Son los héroes anónimos los que nos sacarán de la crisis sanitaria, no seré yo desde mi casa.

Una de las cosas que me encanta es leer las experiencias de los que, con la mascarilla, el EPI, los cuatro guantes y las gafas, cuentan lo que hacen. Me emocionan los testimonios que me llegan por WhatsApp, Facebook o cualquier otra red social. Sí, me gustaría ser como ellos.

Nos sacarán de la crisis todos esos héroes de los que leemos testimonios en las redes sociales, no los que “sobrevivimos” en casa

Trabajo enfundada en un EPI que me ponen unos voluntarios de Protección Civil (ellos también se encargan de quitármelo cuando salgo). Es lo más parecido a un astronauta. Sólo nos vemos los ojos. Nuestro nombre y profesión está apuntado en la solapa y espalda del EPI. Es difícil trabajar así. No puedes moverte como querrías y la expresión se reduce a la mirada y a los gestos con las manos (enfundadas en 4 guantes). Pero, a pesar de estas dificultades, logras encontrarte con los compañeros y con los pacientes. La mayoría de los pacientes que he conocido vienen de estar 2 o 3 días en las urgencias de algún hospital (sentados en una silla), por lo que esto les ha aliviado mucho”.

Todas estas fotos han circulado por las redes, son héroes anónimos

Estamos preocupados por la falta de medios de protección. En menos de ocho días hemos pasado de vestir trajes preparados para afrontar el ébola a EPI modelo buzo, y hoy a una bata verde fina de entretela con un mandil de plástico. En las conserveras gallegas llevan mandiles más “apañaos” que el nuestro. Eso sí, debajo, un pijama de quirófano color naranja típico de un penal de serie televisiva americana muy vistoso. De gorro, a elegir: plástico blanco, gorro verde a juego con la bata, el que te hayas traído tú de casa o el modelo de mi compañero Pedro… Frente despejada, total para lo que sirven los otros… ¿Y ahora qué? ¿A quién culpamos de esto? ¿Qué hacemos si no hay más? Pues hemos hecho lo que hemos podido. Cerrarnos todo lo mejor posible, como venimos haciendo en nuestros centros de salud desde febrero, y mantener las distancias con todos. Esta parte es responsabilidad de cada uno de nosotros, no solo de la organización del hospital. Hemos visto a Manolo en una grabación advirtiendo a los que estaban en la cola, para que guardasen la distancia. No podemos ni debemos bajar la guardia. Que arte el tuyo “Manué”.

Los héroes anónimos de la crisis no salen en los medios, ni conozco ni conoceré sus nombres, son los que entregan su vida por los pacientes

Son los héroes anónimos de la crisis, ninguno sale en los medios y no conozco, ni conoceré, sus nombres, pero son muchos, miles. Son los que entregan su vida a los pacientes los que, a pesar de los guantes y el EPI, dan la mano a ese paciente que necesita un poco de humanidad.

El otro día tuve que ir al supermercado. Al pagar, le di las gracias a una cajera que me atendía con una sonrisa (o eso intuí). Sus dos lagrimones me hicieron darme cuenta de que vivo en una sociedad muy comprometida. A estos trabajadores que nunca reciben aplausos a las 20h también les considero mis héroes anónimos.

Todos vosotros que nos sostenéis y nos dais esperanza, os merecéis el aplauso.

Artículos relacionados