Inicio ASP Historias del coronavirus: La experiencia de los compañeros que nos hacen más...

Historias del coronavirus: La experiencia de los compañeros que nos hacen más fuertes

experiencia coronavirus

..Redacción.
El Covid-19 está haciendo aparecer lo mejor de muchos de los profesionales que están trabajando codo con codo. En sus comentarios se puede destacar cómo la experiencia del coronavirus hace más fuerte la relación con compañeros y pacientes.

La Dra. Benavides cuenta su experiencia en Ifema. “Toñi es enfermera de nuestro control. Ayer a última hora, ultimísima hora, después de acomodar y ajustar tratamientos e historias de los nuevos reclutados, charlaba con Alfredo y conmigo sobre el verano. Sobre las posibilidades de poder ir a la costa. Ella tiene planeado ir a Cádiz, a Barbate. Así hemos pasado el final del turno…fantaseando con poder recuperar la vida de siempre. Pensando en Cádiz…”. No es una huida, se comparte lo que se tiene, los sueños, las alegrías y las tristezas.

La Dra. Benavides cuenta su experiencia con el coronavirus en Ifema, los compañeros hacen que sea más fuerte

No huye porque tiene en la sangre la vocación de servicio, y lo transmite al mundo. Lo escribe en las redes sociales: “Al llegar a casa, y tener tiempo para ver lo que pasa fuera de nuestro micromundo, te golpean noticias de los que se han ido. Las muertes evitables. Evitables si no se hubiesen contagiado. Es imposible no llorar de tristeza e impotencia ante la carta desgarradora de la hija de un compañero. ¿Cómo no vamos a llorar ante la pena de los que han perdido a los suyos sin poder despedirse si quiera?”.

Pero no hace falta hacerse líos. “No, no somos valientes. No al estilo de los superhéroes con los que se nos compara. Somos personas normales con nuestras vidas normales, en una situación en la que eres personal imprescindible”. Ella es así de sincera, lo cuenta así para que podamos compartir su experiencia y la de sus compañeros.

“No, no somos valientes. No al estilo de los superhéroes con los que se nos compara. Somos personas normales con nuestras vidas normales, en una situación en la que eres personal imprescindible”

¿Cómo es la relación con los pacientes?, también lo cuenta. “La anécdota de la tarde… maravilla de vídeo-llamada de uno de mis pacientes. Estaba hablando con su esposa. Me pidió que me asomara a la pantalla. Nos hemos saludado y, muy orgullosos los dos, le hemos enseñado el pulso con una cifra fantástica… 97% con flujo bajo a 1,5 litros… qué cerquita tiene el alta. Impagable la cara de felicidad de su doñita en la pantalla. Con esto y más me quedo de ayer”.

La pregunta es sencilla, ¿quién no quiere un médico así? Gracias por representar a todos esos héroes anónimos que nos están sacando de la crisis.

Artículos relacionados