Inicio ASP Raquel Martínez (Cgcof): “El colectivo farmacéutico ha dado accesibilidad a todos los...

Raquel Martínez (Cgcof): “El colectivo farmacéutico ha dado accesibilidad a todos los pacientes crónicos, incluso los más vulnerables”

farmacéutico-accesibilidad-crónicos

..Hortensia Mateo.
La farmacia ha jugado un papel clave en este contexto de pandemia y estado de alarma. Una de las grandes preocupaciones del colectivo farmacéutico ha sido garantizar la accesibilidad a los tratamientos de los pacientes crónicos. Así lo explica en esta entrevista la secretaria general del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (Cgcof), Raquel Martínez, en esta entrevista a iSanidad. Martínez repasa el papel de la farmacia y el desarrollo de la receta electrónica privada en un momento de contingencia.

¿Cómo valora la labor de los farmacéuticos y cuál es el papel de la farmacia?
Positiva. Desde la corporación profesional queremos reconocer a la gran labor que están llevando a cabo ya no solo los farmacéuticos, sino todos los profesionales sanitarios en su conjunto junto a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado frente al Covid-19. Lógicamente mi especial reconocimiento a cada uno de los 74.000 farmacéuticos en cada una de sus modalidades de ejercicio: hospitalaria, análisis clínicos, atención primaria, farmacia militar, por supuesto, y especialmente a los más de 54.000 farmacéuticos que están al frente de las 22.000 farmacias de este país por la gran labora sanitaria y asistencial que están llevando a cabo.

Nuestro objetivo era que todos nuestros ciudadanos tuvieran acceso a sus tratamientos y a una prestación farmacéutica de calidad

Permítame también unas palabras de agradecimiento a mis compañeros fallecidos. Estamos hablando de 18 personas, 16 farmacéuticos y dos técnicos. No tenemos que olvidarnos que hay personas que nos acompañan a diario en las farmacias. Es una tarea muy importante y de agradecer.

¿Cuál ha sido el papel del Cgcof para mejorar la situación de las farmacias durante la crisis del Covid-19?
Desde el primer momento el Cgcof se puso manos a la obra. Lo primero que hicimos fue ofrecernos y proponer a nuestras autoridades sanitarias, al Ministerio y a las comunidades autónomas, lo que podíamos hacer. Nuestro objetivo era que todos nuestros ciudadanos tuvieran acceso a sus tratamientos y a una prestación farmacéutica de calidad. Con protocolos muy consensuados, el colectivo farmacéutico ha dado accesibilidad a todos los pacientes crónicos, incluso los más vulnerables y aquellos que pudieran estar contagiados o con sintomatología de Covid-19. En estos casos se lo hemos acercado a sus domicilios.

Otra iniciativa ha sido acercar el medicamento hospitalario a pacientes externos a través de la farmacia comunitaria, también con protocolos consensuados

Sabemos que en muchas farmacias, en municipios pequeños, donde el único personal sanitario es el farmacéutico, si este profesional no podía acercarse, hemos firmado acuerdos con Cáritas y Cruz Roja para que ese último movimiento del medicamento lo hiciera el voluntario. Otra iniciativa ha sido acercar el medicamento hospitalario a pacientes externos a través de la farmacia comunitaria, también con protocolos consensuados y con práctica colaborativa entre los farmacéuticos hospitalarios y los comunitarios. Evitamos así desplazamientos innecesarios al hospital para evitar que existan menos contagios. En esa línea se ha trabajado en comunidades autónomas como Cataluña, Andalucía, Aragón, Cantabria… Me consta que también se está haciendo en Navarra y La Rioja. Por tanto, es una iniciativa que se ha acogido favorablemente y que esperamos que se pueda mantener en este momento de desescalada.

También se han producido ayudas de acceso en receta electrónica, flexibilizando las caducidades de receta, o incluso facilitando o eliminando los visados. De esta manera evitamos la presión a los centros de salud. En cuanto a la sanidad privada también hemos trabajado incansablemente para a través de sistemas de receta electrónica dar accesibilidad al medicamento. Ahora desde el Cgcof hemos propuesto 24 medidas con ese objetivo prioritario que es potenciar la atención primaria, que la consideramos fundamental y no solo en este contexto de estado de alarma. Creo que tenemos que reforzarla y la farmacia siempre va a estar ahí colaborando con la atención primaria y la especializada.

Se han producido ayudas de acceso en receta electrónica, flexibilizando las caducidades de receta, o incluso facilitando o eliminando los visados

¿Se está consiguiendo el objetivo de garantizar la adherencia a los tratamientos de los pacientes?
Ahora mismo datos no tenemos para demostrar que hemos cumplido con nuestro objetivo, pero hemos puesto todo nuestro empeño con estas medidas para intentar conseguirlo. Creemos que ha sido así porque el tratamiento crónico ha permanecido en toda crisis sanitaria. Hemos puesto en especial hincapié en contener el Covid-19 que lógicamente era nuestro objetivo prioritario. Pero la enfermedad crónica sigue ahí. De hecho, hemos tenido contacto con las asociaciones de pacientes que así nos lo estaban trasladando. Creo que se ha hecho muy bien papel desde la farmacia y se ha dado accesibilidad al medicamento. Percibimos que ha habido un cumplimiento pero el tiempo nos lo dirá. También podremos hacer estudios de investigación para saber si ha sido así.

Con respecto a las mascarillas, ¿cómo ha influido la limitación de precios? ¿Se ha recuperado la normalidad en el suministro?
Desde el Cgcof fue una de nuestras primeras peticiones. La mascarilla se ha convertido en un bien de primera necesidad y así lo hemos percibido en las farmacias. Ha habido una demanda exhaustiva y excesiva que nos ha llevado a un desabastecimiento. Hemos sufrido y hemos sido de víctimas de empresas que han intentado “hacer su agosto” con este bien de primera necesidad y nos las intentaban proporcionar a precios muy elevados. Hemos pedido a las autoridades sanitarias que se fijara ese precio. Por tanto, estamos contentos de que se haya fijado el precio de la mascarilla quirúrgica.

Este tipo de productos tiene un IVA de un 21% a lo que se le añade un 5,2% de recargo de equivalencia. Por tanto encarecemos el producto un 26% y es algo que podríamos evitar si se redujera el IVA a un 4%

Este tipo de productos tiene un IVA de un 21% a lo que se le añade un 5,2% de recargo de equivalencia. Por tanto encarecemos el producto un 26% y es algo que podríamos evitar si se redujera el IVA a un 4% como pueden tener los medicamentos y los bienes de primera necesidad. Lo seguimos demandando porque consideramos que sería importante.

Por otra parte, y en la línea de ser parte de la solución, la farmacia se ha ofrecido a que se utilice esta red para dar accesibilidad de las mascarillas a los ciudadanos. Esto se está llevando a cabo en Cataluña, Comunidad Valenciana, Galicia, Canarias… Con nuestros sistemas de control como la receta electrónica y la tarjeta sanitaria, podemos dar accesibilidad a la mascarilla, incluso sin beneficio alguno para nosotros, porque lo que queremos es dar accesibilidad a este producto que es esencial y lo va a seguir siendo durante este desescalado. Tenemos ganas de pasar el capítulo mascarilla y hablar del valor sanitario que realizan los 54.000 farmacéuticos.

¿Cómo está funcionando la receta electrónica privada?
Estamos contentos. Desde los cuatro consejos profesionales, los prescriptores médicos, dentistas y podólogos, y los dispensadores teníamos muy claro que este era el futuro. La crisis del Covid-19 nos lo ha confirmado. Deberíamos haber tenido quizás ya el sistema de receta electrónica perfectamente articulado en todo el territorio nacional. Nos volvimos a juntar para crear un sistema en contingencia más sencillo pero que pudiéramos poner en marcha lo antes posible porque lo considerábamos imprescindible.

El colectivo farmacéutico ha dado accesibilidad a todos los pacientes crónicos, incluso los más vulnerables

Así lo hemos hecho. Ya la semana pasada vimos la luz en cuatro hospitales, de Córdoba, Vitoria, Guipúzcoa y Barcelona. Ya estamos a pleno rendimiento en estos cuatro hospitales de Quironsalud y la idea es que se vaya extendiendo. A día de hoy se está implantando en baleares y en estas dos semanas hasta que termine el mes de mayo lo podamos tener disponible en todos los centros hospitalarios de Quironsalud.

Por otra parte, ya estamos homologando y trabajando con más centros. En esta semana muy probablemente entre los centros de HM Hospitales. La idea es que este sistema de receta electrónica se pueda desplegar en todo el territorio nacional en este contexto de contingencia que va a permitir dispensar, sustituir y anular, con el objetivo de llegar a ese sistema de receta electrónica completo que acordamos en diciembre. Nuestro objetivo prioritario era dar solución, creo que se está consiguiendo y en las próximas semanas vamos a tener muchas más dispensaciones. Estamos hablando de que a día de hoy hay más de 1.370 operaciones entre prescripciones y dispensaciones y a la larga va a ir creciendo.

La idea es que este sistema de receta electrónica se pueda desplegar en todo el territorio nacional en este contexto de contingencia

En cuanto al sistema para los mutualistas de Muface, se ha puesto en marcha en Cantabria, ¿en qué situación se encuentra y cuándo se extenderá al resto de comunidades?El proyecto vio la luz el 4 de mayo en esa misma línea de dar solución. Estábamos trabajando en ese modelo completo. Hemos tenido que trabajar en un modelo en contingencia para poder dar salida a este proyecto lo antes posible. Nuestro agradecimiento al Colegio de Cantabria porque ha hecho un trabajo ímprobo y perfecto en formar a las farmacias, en desplegar todos los requisitos necesarios a nivel tecnológico… Allí cuentan con el Igualatorio. Eso ha hecho más fácil que se despliegue, conectan con Sirem, que es el repositorio de Muface, y a través de Nodofarma damos la posibilidad de dispensación en todas las farmacias cántabras.

¿Cuándo se podrá extender este proyecto a nivel nacional? Las farmacias están preparadas, tienen los sistemas en sus establecimientos sanitarios. Nos falta que las aseguradoras desarrollen estos sistemas de conexión de sus modelos de prescripción con el repositorio de Muface. De esta manera a través de Nodofarma, podríamos dar salida a esas prescripciones con la dispensación en farmacia. La idea es que en un corto periodo de tiempo puedan conectar y le demos cobertura a todos los mutualistas en todo el territorio nacional.

Noticias complementarias: