Inicio ASP En marcha un programa en el Hospital Infanta Elena para humanizar el...

En marcha un programa en el Hospital Infanta Elena para humanizar el seguimiento de la escoliosis en adolescentes

Infanta Elena escoliosis

..Redacción.
El Hospital Universitario Infanta Elena (Valdemoro) ha lanzado una iniciativa para reducir las numerosas visitas al traumatólogo de los adolescentes con escoliosis. La iniciativa persigue incrementar la calidad asistencial y la satisfacción de los pacientes y de sus familiares. Se trata de una herramienta para realizar consultas a distancia y facilitando su programación a través del Portal del Paciente

La búsqueda de la mayor calidad asistencial es constante en el Hospital Universitario Infanta Elena, integrado en la red sanitaria pública madrileña. Con este proyecto se consolida como referencia en el cuidado de la salud y el tratamiento de todo tipo de patologías. La escoliosis idiopática del adolescente es la forma más frecuente de este problema del crecimiento. Además, representa el 20%-25% de las consultas al traumatólogo pediátrico, aunque en el 90% de los casos no requiere tratamiento. Sin embargo, supone revisiones cada 6, 9 ó 12 meses desde la infancia hasta el final de la adolescencia.

El proyecto del Hospital Infanta Elena trata de favorecer la asistencia a los adolescentes con escoliosis mediante consultas no presenciales

El proyecto está liderado por los doctores Cristóbal Suárez Rueda, jefe del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del centro, y Borja Muñoz Niharra, responsable de su Unidad de Ortopedia Infantil. Dota al Hospital Infanta Elena de una herramienta pionera para realizar consultas a distancia de los pacientes con escoliosis idiopática del adolescente (EIA). También facilita la programación de citas. Está disponible tanto para los pacientes de la zona de influencia del hospital como para los de otras áreas a través de la libre elección.

Los doctores Suárez y Muñoz explican que “el paciente adolescente tiene poco tiempo entre la rutina habitual de colegio y actividades extraescolares y ve en la visita al traumatólogo pediátrico una intromisión en su intimidad“. Por eso se convierte en “el paciente al que más le cuesta exponerse a la mirada del médico“. Además, al estar en edad pediátrica, debe acudir siempre a las consultas acompañado por un adulto, con las molestias que supone.

Proyecto pionero a nivel nacional
Una vez confirmado el diagnóstico de EIA se establece un calendario de consultas no presenciales donde sólo será necesario acudir al hospital para realizar radiografías. Las radiografías pueden obtenerse en horas que ocasionen menos molestias al paciente y a sus familias. El diagnóstico se establece normalmente tras una derivación desde Atención Primaria tras la detección de alguna alteración a la normalidad.

Con el diagnóstico realizado se establece un calendario de consultas no presenciales

El traumatólogo valorará la radiografía sin que el niño tenga que estar presente”, explica el Dr. Suárez. Posteriormente se le envía respuesta por escrito informando de la situación y citando al paciente para una nueva revisión radiológica no presencial. “Por el contrario, si se aprecia alguna desviación superior a la esperada, se le daría cita de forma presencial“, añade por su parte el Dr. Muñoz.

Es necesario que la familia y el paciente se comprometan a realizarse las radiografías oportunas y avisar en caso de que produzca algún inconveniente. También tiene que estar dados de alta en el Portal del Paciente, aplicación a la que está vinculada la herramienta para el seguimiento a distancia.

Noticias complementarias

Compartir