Inicio ASP Sexo y guardias hospitalarias

Sexo y guardias hospitalarias

Sexo y guardias hospitalarias

..Luis A. de Haro. Director general de iSanidad.
No hace falta ser muy listo para saber que es un mito lo del sexo en las guardias hospitalarias, o a lo mejor no. Pero ahora lo que le importa al sistema sanitario no es eso. La carrera profesional, el reconocimiento social y económico, seguridad del paciente, agresiones, denuncias por mala praxis, sobrecarga asistencial, formación… Hay muchos otros temas que importan mucho más.

La crisis del Covid ha desnudado al sistema. Después de los millones de aplausos a los “héroes” están llegando las denuncias. Los bufetes especializados ya están atendiendo a profesionales que han sido denunciados porque el padre, la abuela o el hermano ha fallecido. Se acusa al hospital, al servicio, al médico, a la enfermera… Se intenta acusar o sacar tajada de todos.

El sexo en las guardias hospitalarias no es un problema tan grande como la falta de horizonte

Aquí es donde las Administraciones no pueden ponerse de perfil. Deben atajar estas denuncias. No es justo que se acuse a un profesional por no haber dado la medicación correcta porque nadie sabía cuál era. No es justo denunciar a un profesional porque estuvo 10 horas en la sala de espera de Urgencias. El sistema no daba para más, y los profesionales tampoco.

La justicia debería ir a buscar a todos los presidentes de gobierno de la democracia y a todos los ministros de sanidad. La culpa es, en conjunto, de todos ellos. Desde hace años se viene denunciando la falta de compromiso con el sistema sanitario del futuro y solo ha habido gestos, no programas. Ahora se recogen los frutos y lo paga el médico y la enfermera.

El problema no es el sexo en las guardias. El problema es la falta de horizonte es un sistema sanitario que ha ido siendo dejado por todos. Se cogió un buen sistema y se ha convertido en un sistema en completa degradación. Son los profesionales los que pagarán y los únicos que se están matando por él.

Noticias complementarias

Compartir