Inicio ASP Crisis del Covid, cada vez más desconcertados

Crisis del Covid, cada vez más desconcertados

sanitarios rebrote covid desconcertados

..Luis A. de Haro. Director general de iSanidad.
La situación política de la crisis del Covid nos tiene a todos cada vez más desconcertados. Se toman decisiones que afectan a los ciudadanos de Madrid, Navarra, Castilla y León o Valencia con un criterio que es aparentemente político. Los 50.000 fallecidos y cerca de un millón de contagios han dejado de ser el centro de la actualidad. Tampoco el esfuerzo y dedicación de los profesionales sanitarios abren la información de los telediarios.

Aparte de las distintas reacciones propias personales y los comentarios entre amigos, la realidad es esperpéntica. A nivel económico el resultado es una caída del 18% del PIB y España situada por el FMI como la peor gran economía avanzada. Además, hay que sumar más de un millón de personas en paro. Los problemas sanitarios, educativos, sociales… no paran, más bien se agravan.

La crisis del Covid nos tiene a todos cada vez más desconcertados, pero lejos de avanzar hacia la unidad engordamos la confrontación

Sin embargo, con esta situación, lejos de avanzar hacia la unidad engordamos la confrontación. Entre amigos, familiares y compañeros de trabajo el posicionamiento ante las decisiones para afrontar la crisis es el mismo para todos. Cuando las decisiones las toma el partido con el que más me identifico, todo es bueno. Sin embargo, cuando las toma el partido de “en frente” todo es malo. La polarización ya es completa.

Las indicaciones son “extremadamente” claras: mascarilla, gel y distancia. A partir de ahí entra en juego la política. Nadie ha sido capaz de tomar el mando con criterios científicos, convencer a los otros y “arrimar” el hombro. Por eso, con el futuro del Covid, estamos todos desconcertados.

¿Cómo vamos a salir de esta? No lo sabemos, pero sí sabemos que será una huella imborrable. La crispación, el enfrentamiento y la desilusión es lo que predomina en la sociedad de hoy. Así no hay esperanza.

Noticias complementarias

 

Compartir