Inicio ASP El virus del ébola no ha mutado, pero la epidemia sigue sin...

El virus del ébola no ha mutado, pero la epidemia sigue sin estar bajo control

Compartir

La epidemia de ébola persiste y aunque la transmisión ha declinado radicalmente con respecto a hace pocos meses, se cree que los entierros siguen siendo un foco importante de infección y se reconoce que la reapertura de las escuelas en los países más afectados representará un gran reto. Y es que esta fue la conclusión a la que llegaron la semana pasada los dos principales responsables globales de la lucha contra el ébola, el enviado especial del secretario general de Naciones Unidas, David Nabarro, y el director general adjunto de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Bruce Aylward, nombrado recientemente como representante especial del organismo para la respuesta contra el ébola

En el periodo de octubre a diciembre pasado, la repuesta internacional frente al ébola permitió dotar a Liberia, Sierra Leona y Guinea (los tres países más afectados por la enfermedad) de 2.000 camas en centros de tratamiento, constituir 255 equipos enterradores y desplegar a 11.800 personas con la tarea de rastrear a los contactos de los enfermos; sin embargo, Nabarro admitió que un punto débil siguen siendo los entierros, uno de los cuales se cree que fue el foco infeccioso responsable de al menos 11 de los 39 casos registrados hace dos semanas en Guinea.

En este sentido, recordó la dificultad de cambiar prácticas tradicionales que tienen que ver con limpiar y tocar el cadáver, por lo que se cree que pueden estar produciéndose “entierros secretos” en los que se realizan manipulaciones de alto riesgo.

Sobre la próxima reapertura de las escuelas, anunciada para dentro de una semana en Liberia y para fines de marzo en Sierra Leona, mientras que en Guinea ya se han abierto recientemente, Nabarro dijo que el cierre prolongado de las escuelas ha supuesto “problemas graves para el funcionamiento de las sociedades”. Sin embargo no oculta su satisfacción “de ver que las escuelas reabren”, pero al mismo tiempo “queremos que se haga de manera segura y por eso estamos trabajando con los gobiernos y las comunidades para reducir el riesgo de que se conviertan en lugares de transmisión del virus”, comentó. Hay que recordar que en muchas zonas afectadas por la transmisión del ébola, las escuelas llevan cerradas cerca de un año y los tres países más afectados (Liberia, Guinea y Sierra Leona), decidieron retrasar el inicio del curso escolar, previsto entre julio y agosto pasados.

Sobre la financiación de las estrategias contra el ébola, Nabarro recordó que los requerimientos financieros suman unos 2.500 millones de dólares, de los que se han recibido unos 1.500 millones en total. Del mismo modo, elogió el esfuerzo de donantes individuales, corporativos y públicos en términos de financiación, pero les apremió a contribuir lo más pronto posible “porque el dinero vale hoy más de lo que valdrá en un mes”.

El virus del ébola mantiene sus características y no ha mutado
Por su parte, Aylward aseguró que el virus del ebola mantiene sus características y no presenta mutaciones genéticas que puedan dificultar las acciones dirigidas a detener la epidemia. “No hay evidencia en este momento de que haya alguna mutación asociada al virus del ébola, que le confiera alguna característica que complique la respuesta o con respecto a la manera en que se transmite”, aseguró.

Esta declaración de Aylward anula a la de los Investigadores del Instituto Pasteur, en Francia, que indicaron recientemente que el virus estaba mutando, lo que provocó que se encendiera  la luz de alarma en relación al riesgo de que cambie su forma de contagio, que se produce únicamente por contacto directo con fluidos corporales.

La epidema de ébola aún no está bajo control
La ONU advirtió la semana pasada de que la epidemia de ébola todavía “no está bajo control”, como dijo Nabarro,  pese a la sostenida reducción de casos en semanas recientes, una tendencia que se revirtió hace dos semanas con un aumento de enfermos en Liberia, Sierra Leona y Guinea.

Por su parte, Aylward, explicó que en el reciente repunte de casos se ha observado que el virus ha recorrido “largas distancias”, de cientos de kilómetros, desde Monrovia y otras zonas de Liberia y de Guinea, hasta áreas próximas a las fronteras con Senegal y Mali.

El declive de casos había llevado a la creencia de “que esto iba a continuar y que nos dirigíamos directamente a cero casos, pero habíamos advertido de que esto no era lo que iba a ocurrir”, recordó Aylward.

Hace dos semanas se registraron 124 nuevos casos: 80 en Sierra Leona, 39 en Guinea y cinco en Liberia; frente a 65, 30 y cero, respectivamente, hace tres semanas.

La epidemia de ébola, declarada hace once meses, ha provocado 22.487 casos (entre confirmados, probables y sospechosos) y 8.979 muertes, la mayoría de los casos en Sierra Leona (10.756), seguida de Liberia (8.745) y Guinea (2.986), donde apareció el brote.
..Emilio Ramirez