Inicio ASP Cruz Roja Juventud acompañó en 2014 a más de 69.000 niños hospitalizados

Cruz Roja Juventud acompañó en 2014 a más de 69.000 niños hospitalizados

Compartir

Durante el año 2014, Cruz Roja Juventud acompañó a más de 69.000 niñas y niños hospitalizados, gracias al proyecto de ‘Animación con la Infancia Hospitalizada’, que está presente en un total de 83 hospitales de 29 provincias de la geografía española, y que ha contado con la colaboración solidaria y altruista de 4.666 personas voluntarias.

El proyecto de ‘Animación con la Infancia Hospitalizada’, tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de los menores que se encuentra en un centro hospitalario, incidiendo en los factores sociales y cognitivos de los niños y niñas que sufren una enfermedad, para así hacer más llevadera su estancia en el hospital y servir de soporte a esa etapa de la vida por la que están pasando y a las familias.

En este sentido, Cruz Roja Juventud destaca que la hospitalización “es un proceso que conlleva numerosas dificultades y desajustes para las personas que sufren una enfermedad y para sus familias”, una situación que “es aún más difícil” cuando se trata de niños y niñas que a causa de la enfermedad, “se ven alejados de sus familiares, de su hogar y de su entorno”.

Jugar, compartir, estar acompañados para olvidarse de la enfermedad
Para la infancia hospitalizada, además de las necesidades sanitarias y educativas, es muy importante jugar, compartir con otros niños y niñas, y poder evadirse, al menos durante un rato, de la enfermedad”, explica Aitor Murciano, director de Cruz Roja Juventud. En la misma línea se expresa Carlos Cortés, voluntario del proyecto de Infancia Hospitalizada de Cruz Roja Juventud, quien considera que “los acompañamientos y las actividades permiten que los niños puedan jugar y distraerse durante un rato y para los padres y madres se convierte en un espacio de respiro necesario y, en ocasiones, también les sirve para hablar con otros padres”.

Las actividades del proyecto, tratan de dar respuesta a las necesidades de la infancia que se encuentra hospitalizada, ya sea de forma puntual por una consulta médica o por una estancia de larga duración, y también a la de sus familias.

Actividades que pueden ir desde las de animación grupales, que transforman durante un tiempo los espacios comunes del hospital en una gran ludoteca donde poder compartir con otros niños y con el voluntariado momentos de diversión y de juegos; y por otro lado los acompañamientos en la habitación, que permiten convertir en un espacio de juegos y diversión la habitación de los niños que no pueden salir a causa de su enfermedad. Las pinturas, los juegos de mesa, los disfraces y la animación invaden los espacios y las habitaciones de los niños y niñas en el hospital, pasando a ser por un momento inolvidable en hospitales decorados exclusivamente para ellos.
..Emilio Ramirez