Inicio ASP El 80% de los ictus podrían evitarse controlando los factores de riesgo

El 80% de los ictus podrían evitarse controlando los factores de riesgo

Compartir

Hasta el 80% de los ictus o accidentes cerebrovasculares pueden ser evitados si se controlan los factores de riesgo, y es que así lo asegura  Jaime Gállego, jefe del servicio de Neurología y de la Unidad de Ictus del Complejo Hospitalario de Navarra, y coordinador del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Por ello, el European Brain Council organizó ayer jueves en el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, el ‘Workshop’ ‘La prevención del ictus en la fibrilación auricular’, en la que se dieron cita especialistas en Neurología, Cardiología y Hematología, como también pacientes, con el objetivo de evitar el ictus, identificar cuáles son los factores de riesgo que más favorecen para que se produzca, y aplicar medidas de control en aquellas personas que todavía no lo han padecido.

Como explica el doctor Gállego, uno de los principales factores de riesgo es la fibrilación auricular (FA), una dolencia cardiaca que puede multiplicar por cinco el riesgo de sufrir un ictus. En este sentido, este especialista afirma como “en aproximadamente, el 25-30% de los ictus isquémicos no se identifica ninguna causa, a pesar de los estudios complementarios realizados. Sin embargo, en más de una cuarta parte de estos pacientes se esconde una FA”.

En la misma línea se expresa el doctor Ángel Moya, jefe de la Unidad de Arritmias del Hospital Vall d’Hebron y Presidente de la Sección de Electrofisiología y Arritmias de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), y es que considera que determinados ictus se podrían prevenir con una detección precoz de la FA y aplicando los tratamientos anticoagulantes a todos los pacientes que tengan indicación.

¿Cuáles son las áreas de mejora en la prevención del ictus?
A lo largo de la jornada se puso de manifiesto cuáles son las áreas de mejora en la prevención del ictus desde diferentes puntos de vista, y es que se contó con la opinión de un cardiólogo, un neurólogo, un hematólogo, un médico de atención primaria, un representante de las familias afectadas y un representante de la administración sanitario, que debatieron aportando cada uno su punto de vista sobre esta enfermedad que a día de hoy es uno de los principales problemas socio-sanitarios de España al tratarse de la primera causa de muerte en la mujer en el país y la segunda en el hombre, además de ser la principal causa de discapacidad en el adulto y la segunda causa de demencia.

Entre las áreas de mejora, el doctor Moya señala el conseguir una “fácil accesibilidad de los pacientes a todos los tipos de tratamiento”, por lo que añade que hay que identificar en qué pacientes un nuevo anticoagulante oral puede facilitar el tratamiento a indicar.

La incidencia del ictus en España se prevé que se agrave en los próximos años por el envejecimiento de la población, y es que el 75% de los ictus afectan a personas mayores de 65 años, y se estima que para 2025, alrededor de 1.200.000 españoles habrán sobrevivido a un ictus, y de estos, unos 500.000 tendrán como secuela alguna discapacidad.

A nivel global, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que teniendo en cuenta que en el año 2050, la población en el mundo mayor de 65 años representará el 46% del total, casi la mitad podría sufrir un ictus.
..Emilio Ramirez