Inicio ASP Un hombre ruso de 30 años con atrofia muscular espinal se ofrece...

Un hombre ruso de 30 años con atrofia muscular espinal se ofrece para someterse al primer trasplante de cabeza

Compartir

Valeri Spiridónov, y es que ese es el nombre de la persona que está dispuesta a someterse a una operación única de trasplante de cabeza. Este programador ruso de 30 años, con tan solo un año de edad le fue diagnosticada una pérdida muscular rara debida a la enfermedad de Werdnig-Hoffman, que afecta a las neuronas de la médula espinal y hace que la persona quede totalmente inmovilizada. Su caso, dentro de la desgracia que es, al menos ha podido contarlo, y es que el 50% de los niños con atrofia muscular espinal no llegan a superar el primer año de vida. En Spiridónov no solamente cuenta ya con 30 años de edad, sino que también ha podido terminar sus estudios universitarios. No obstante, sus opciones de llegar a la vejez, prácticamente son nulas.

Sabedor del riesgo que conlleva la operación, este programador ruso asegura que sí quiere superar la enfermedad, no le queda otro remedio. Por ello se pondrá en manos del llamado “Víctor Frankenstein del siglo XXI”, el neurocientífico italiano Sergio Canavero, que será quien lleve a cabo la operación.

Spiridónov que, se puso en contacto con Canavero tras conocer su investigación hace dos años por Internet, cuenta con el apoyo de su familia, aunque no obvian el enorme riesgo de muerte que tras la intervención hay. Pero Valeri lo tiene claro: “Tengo que hacerlo porque no tengo muchas opciones. Mi decisión es definitiva, y no pienso cambiarla”.

Canavero, director del Grupo de Neuromodulación avanzado de Turín, explica que los candidatos a recibir este tipo de trasplante, serían enfermos de cáncer, pacientes con lesiones musculares, o personas que sufren distrofia muscular, en el caso de Valeri, la atrofia muscular espinal le hace tener prioridad para este tipo de operación.

Para 2017, Canavero aspira a realizar el primer trasplante de cabeza, estando seguro de que este paciente ruso tendrá altas probabilidades de sobrevivir. La logística para llevar a cabo el trasplante de cabeza supondría reunir a un equipo de 150 doctores y enfermeras, con un coste de algo más de 10,3 millones de euros.

Implicaciones éticas y rechazo por parte de la comunidad científica
Voces expertas en la materia ya han mostrado su rechazo a que se produzca esta cirugía, ya que consideran que carece de una base científica y ética.

El doctor en ciencias médicas, el profesor Aleksandr Nerobéyev piensa que la operación es “pura fantasía y una forma de llamar la atención”, mientras que Arthur Caplan, director de ética médica en el Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York, califica a Canavero de “loco”, según informa The Independent.

Incluso la religión ha tomado parte en el asunto, en el sentido de mostrar su inquietud y contrariedad por la identidad que puede tener esa persona con una cabeza que pertenece a otra. Vsévolod Chaplin, representante de la Iglesia Ortodoxa Rusa, cree que a quienes se sometan a esta operación solo se les podría llamar personas “de un modo parcial”.
..Emilio Ramirez