Inicio ASP Una británica se pega los dientes con superglue por miedo de ir...

Una británica se pega los dientes con superglue por miedo de ir al dentista

Compartir

“Sensación de alerta y angustia por la presencia de un peligro o mal, sea real o imaginario”, y es que así se define el miedo, una sensación que en Angie Barlow estuvo presente durante 10 años de su vida.

Angie es una británica de 48 años, paseante profesional de perros que vive en Altrincham, perteneciente al condado de Cheshire en Reino Unido. Durante una década la palabra miedo hacia los dentistas estuvo presente en su día a día, un miedo que en su caso le llevó a tomar una solución que por increíble que parezca es tan real como la vida misma.

Siempre tuve miedo de los dentistas porque mi madre murió a los 34 años de un cáncer de garganta. Se le cayó un diente y así descubrieron que tenía cáncer”, informa Mirror.co.uk.

La preocupación y el miedo en Angie empezó a presentarse cuando comenzaron a movérsele algunos dientes, e incluso algunos se le habían caído. El simple hecho de pensar que tenía que ir al dentista le daba pánico, sobre todo cuando recordaba como a su madre le diagnosticaron cáncer.

Fruto del miedo y de la desesperación, no se le ocurrió mejor idea que recurrir a una odontología pionera, o si vale la expresión, a una odontología superglue, y es que ella misma se arregló el problema que tenía pegándose todos los dientes que se le habían ido cayendo con ese pegamento.

Los dentistas creen que fumar podría ser la causa de que sus dientes empezaran a caerse, además de una preocupante higiene dental, y no el cáncer como a ella le preocupaba.

Angie cuenta la vergüenza que pasaba cuando hablaba con sus familiares y amigos, y es que como relata, “incluso frente a mi hijo, me daba vergüenza sentarme y tener una conversación con él. Volvía la cabeza al hablar con él. La mitad del tiempo hablaba con la mano delante de la boca”.

Finalmente Angie perdió el 90% del hueso que sujeta los dientes en la mandíbula superior. Con la cantidad de pegamento que usó creó el equivalente de sus propias prótesis. Los dentistas tuvieron que quitarle la mayoría de sus dientes e insertarle pernos de titanio en el cráneo para atornillarle la dentadura postiza con el fin de transformar su sonrisa tras una operación de más de tres horas.
..Emilio Ramírez