Inicio ASP Las UCI’s de 220 hospitales españoles luchan por reducir las bacterias multirresistentes...

Las UCI’s de 220 hospitales españoles luchan por reducir las bacterias multirresistentes en un 20 %

Compartir

Una vez conseguido el reto de reducir a la mitad el número de infecciones en las Unidades de Cuidados Intensivos, 220 hospitales españoles se afanan ahora en ganar la batalla a las bacterias multirresistentes con el propósito de reducir en un 20 % la presencia de estos microorganismos para 2016.

Como explica a Efe Francisco Álvarez, del Hospital del Mar-Esperança de Barcelona, en los últimos 10 años, la multirresistencia a los antibióticos desarrollada por un número cada vez mayor de bacterias ha pasado de afectar desde un 5 a un 10% de los microorganismos.

Fue el mismo Álvarez que, participa en el programa ‘Resistencia Zero’ que financiado por el Ministerio de Sanidad y desarrollado por la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (Semicyuc), el encargado de explicar su desarrollo durante el 50 Congreso Nacional que esta sociedad médica ha celebrado recientemente en San Sebastián.

Teniendo en cuenta la realidad a la que se enfrentan los facultativos, y que reside en que la mitad de las bacterias multirresistentes que aparecen en las UCIs estaban ya presentes antes de su ingreso sin que fuera detectado, hace que uno de los pilares principales en los que descansa el programa ‘Resistencia Zero’ sea comprobar si los pacientes con perfiles que hacen pensar que puedan haber desarrollado bacterias inmunes a los antibióticos tienen esas bacterias multirresistentes.

¿Qué recomienda el protocolo del programa ‘Resistencia Zero’?
El protocolo recomienda tomar una muestra rectal y otra larofaríngea a estos enfermos y, en caso de que los resultados sean positivos, proceder a su aislamiento para evitar la contaminación cruzada.

En la mayoría de los hospitales se están aplicando estas prácticas, “salvo algunos que han pedido compensaciones económicas para sufragar el coste que supone aplicar el aislamiento”, critica Álvarez.

La limpieza, sin duda, es otro de los puntos clave en la lucha contra estas bacterias que pueden complicar el cuadro de un paciente hasta la muerte, aunque este extremo es difícil de contabilizar porque “en la mayoría existe una patología de base que la infección agudiza”, matiza.

Además de la habitación, las sondas, los ventiladores mecánicos y demás utillaje médico (un punto que resulta fundamental en el control de las infecciones), los expertos inciden ahora en la limpieza del propio material cotidiano del personal sanitario, como son los ordenadores o teléfonos.

Usar nuevos y potentes antibióticos más costosos
Las razones de estas resistencias hay que buscarlas primero en un uso inadecuado de antibióticos en el trato de enfermedades comunes por parte de la ciudadanía. Sin embargo Álvarez argumenta otras causas, como es que también influye el consumo de antibióticos en animales, a los que se les suministran estas sustancias en grandes cantidades, de modo preventivo para evitar enfermedades en las granjas. Tampoco es ajeno a esta situación el incremento del uso de fungicidas en los campos de cultivo para mejorar las cosechas.

El resultado es que bacterias como el ‘estafilococo aureus’ que es causante de infecciones de la piel u partes blandas, “dejaron de responder a la penicilina en un primer momento y a la vancomicina después”, mientras otras bacterias frecuentes, como ocurre con el ecoli’, causante de las recurrentes cistitis, tampoco sucumbieron ante los antibióticos suministrados.

En el caso de que la infección no sea muy grave, el médico puede fracasar en el tratamiento e ir probando con diferentes antibióticos, sin embargo, advierte Álvarez que errar e ir probando distintos antibióticos, “si el enfermo está muy grave, como ocurre cuando se le ingresa en una UCI, con un shock séptico de origen urinario, por ejemplo, no se puede fallar porque el paciente puede morir”.

Este miedo al fracaso demanda la necesidad de que se suministren “nuevos y más potentes antibióticos que son también más costosos”, concluye este doctor.
..Redacción