No se pierda

Experta destaca la utilidad del PET/TAC ante la sospecha de recaída de cáncer de ovario

15 de septiembre, 2015
PET-TAC cáncer de ovario

La evidencia ha confirmado la gran utilidad del PET/TAC en la sospecha de recaída del cáncer de ovario y en la carcinomatosis, según explica la doctora María Del Puig Cózar Santiago, médico adjunto del Servicio de Medicina Nuclear-ERESA del Hospital General Universitario de Valencia.

Y es que en palabras de la Dra. Cózar, actualmente “se sigue investigando la utilidad del PET en los distintos estadios del cáncer de ovario”, que en España, según datos de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), se diagnostican unos 3.300 casos anuales, lo que representa el 5,1% de los cánceres entre las mujeres y le convierte en el quinto tumor más frecuente en la población femenina, situándose a niveles de Europa. “A día de hoy, lo que está totalmente confirmado y certificado es la gran utilidad que el PET/TAC tiene en pacientes que ya han sido diagnosticadas, estadificadas y tratadas y de repente aparece una sospecha de recidiva por una elevación de marcadores tumorales u otro tipo de sintomatología”, explica.

En la carcinomatosis que, es el nombre que se emplea cuando un tumor se ha extendido por distintos órganos del cuerpo, en este caso, hablaríamos de una progresión de la enfermedad en el peritoneo y de una de las complicaciones más frecuentes en el cáncer de ovario, el PET/TAC “también tiene un gran valor”, sin embargo matiza que “no hay estudios concluyentes sobre la utilidad del PET/TAC en el momento del diagnóstico, pues hay otro tipo de técnicas que son útiles y que su coste e invasividad es menor”.

La Dra. Cózar explica que sí en lo referente al diagnóstico, el PET/TAC cuenta con el beneplácito de las guías y “recomendaciones internacionales y nacionales”, ya que “coinciden en señalarla como la técnica diagnóstica indicada, siendo superior al TAC”, no sucede lo mismo en cuanto a la utilidad del PET/TAC para valorar como responde la paciente al tratamiento, y es que “las guías internacionales la proponen como potencialmente útil, pero todavía hay necesidad de ensayos que confirmen la potencial utilidad de esta técnica”, indica.

La tomografía por emisión de positrones (PET, positron emission tomography, por sus siglas en inglés) es una prueba diagnóstica no invasiva que, a través del uso de una pequeña cantidad de una sustancia radioactiva  (llamada radiofármaco, radiotrazador o marcador) permite la obtención de imágenes del interior del organismo. La tomografía axial computarizada o TAC, también conocida TC (tomografía computarizada), es una prueba diagnóstica que, a través del uso de rayos X, permite obtener imágenes radiográficas del interior del organismo. El TAC ofrece más detalles que una radiografía corriente.
..Emilio Ramirez