Inicio ASP Cirujanos australianos salvan la vida de un bebé que había quedado “decapitado...

Cirujanos australianos salvan la vida de un bebé que había quedado “decapitado internamente” tras un accidente de tráfico

Compartir

Cirujanos australianos han obrado una milagro médico al volver a colocar la cabeza de un bebé de tan solo 16 meses que había quedado “decapitado internamente” tras un accidente de tráfico.

Los hechos se remontan al pasado 15 de septiembre, según informan medios locales, cuando el pequeño Jaxon Taylor de 16 meses que, viajaba con su hermana de 9 años y su madre, chocaban frontalmente contra otro coche a más de 100 kilómetros por hora.

Su madre y hermana resultaron levemente heridas, sin embargo, Jason, como consecuencia del choque, su columna vertebral quedó seccionada a la altura del cuello, y su cabeza sujeta a su cuerpo pendiendo de la piel y los músculos. Tras ser evacuado rápidamente en helicóptero desde el lugar del siniestro hasta un hospital en Brisbane, un equipo de cirujanos especializados en columna vertebral, y dirigidos por el Dr. Geoff Askin, conocido como el “padrino de la cirugía de la columna”, empezarían a obrar el milagro. Un examen médico mostró que el cráneo estaba completamente separado de la columna vertebral, lo que los facultativos describen como una “decapitación interna”.

Durante seis horas, Askin y su equipo lograron recomponer las vértebras cervicales de Jaxon. En esta milagrosa intervención que ya forma parte de la historia de la cirugía por lo compleja y delicada que fue, los médicos, mediante un alambre y parte de una costilla del pequeño, pudieron volver a colocar su cabeza, además de colocarle un exoesqueleto metálico para inmovilizar su cabeza y así conseguir que las vértebras suelden adecuadamente.

Los cirujanos, en declaraciones a la cadena de noticias 7 News Melbourne, no daban crédito al estado en el que se encontraba Jason tras el accidente, y es que aseguran que era “la peor lesión que habían visto en su vida”, hasta llegar a reconocer que temían por la vida del pequeño sin albergar ninguna esperanza. “La mayoría de los niños no hubiesen sobrevivido al choque, y de hacerlo, lo normal hubiese sido quedar parapléjico y con respiración asistida de por vida”, un hecho que afortunadamente parece que no le ocurrirá a Jaxon, que tiene que llevar un aparato en el cuello y en la cabeza, pero todo indica que podrá recuperarse plenamente.

[youtube id=”_sVogMTTmJA” width=”620″ height=”360″]

..Redacción