No se pierda

Tras ser declarada Sierra Leona libre de ébola, entra ahora en una fase de vigilancia extrema

10 de noviembre, 2015
Sierra Leona

Tras ser declarado Sierra Leona el pasado sábado 7 de noviembre país libre de la transmisión del virus del ébola por la Organización Mundial de la Salud (OMS), después de haber cumplido los 42 días desde que diera negativo el segundo test de diagnóstico del último paciente infectado en el país, entra ahora en una fase de extrema vigilancia durante los próximos 90 días que se extenderá hasta el 5 de febrero de 2016, y de un control intenso durante los siguientes 24 meses para evitar que el virus resurja.

Hasta la fecha, y según el último informe sobre la situación del ébola de la OMS, fechado el pasado 4 de noviembre, en Sierra Leona 14.089 personas se han infectado con el virus, de las cuales 3.955 han muerto. “La OMS felicita al gobierno de Sierra Leona y a su población por haber logrado este significativo hito en la lucha del país contra el ébola”, indica la entidad en un comunicado.

Sin embargo, dada la magnitud de la que ha sido calificada como la peor epidemia de ébola de la historia, el riesgo de resurgimiento del virus es latente, sobre todo si se tiene en cuenta que en previas epidemias de ébola, el riesgo de que volviera a resurgir en los dos años siguientes fue de un 50%; en este caso la OMS teme que el porcentaje pueda ser aún mayor.

El temor para nada es irreal o carece de fundamento, es una amenaza real, y es que el antecedente reciente de lo que le sucedió a Liberia que, tras anunciar y celebrar que había acabado con el virus el pasado 9 de mayo, hecho que le convertía en el primero de los tres países más afectados de África Occidental en superar el contagio, el 29 de junio, el virus volvió a ser identificado e infectó a seis personas, de las cuales dos murieron. Tras una intensa campaña de control de la enfermedad, el 3 de septiembre, la OMS volvió a declarar a Liberia “libre de transmisión de ébola”.

Solamente queda Guinea para quedar libre del ébola
De los tres países más afectados y con cadenas de transmisión activas, solamente queda Guinea. En la semana que acabó el 1 de noviembre, tuvo un caso en un recién nacido, hijo de una mujer contagiada por el virus y que murió durante el parto. Tanto el bebé como dos de sus hermanos, también contagiados por el virus, están recibiendo tratamiento.

La principal preocupación es que los tres casos confirmados la semana anterior tuvieron contacto con decenas de personas, lo que a pesar de su control, ha encendido las alarmas.

Desde que las autoridades de Guinea confirmasen el pasado 21 de marzo de 2014 que la misteriosa enfermedad hemorrágica que había causado la muerte de 59 personas desde enero en Guinea era ébola, según el último informe oficial, ha infectado a 28.607 personas y ha causado la muerte de 11.314, prácticamente la mayoría en África Occidental.

La OMS alerta de que hasta que no se registre ningún caso en todos los países -solamente queda Guinea- y se supere estos 90 días de vigilancia extrema en los tres países, el peligro de que pueda resurgir la enfermedad está más que presente.
..Redacción