No se pierda

VIH en España: “un diagnóstico tardío tiene implicaciones tanto para el paciente como en términos de Salud Pública”

30 de noviembre, 2015
VIH pruebas médicas

La Sociedad Española Interdisciplinar del Sida (Seisida) lamenta que la mitad de los nuevos diagnósticos de VIH que se registran en España sigan siendo tardíos, según los últimos datos que el Ministerio de Sanidad publicó la semana pasada con motivo del Día Mundial del Sida que se celebra mañana 1 de diciembre, y asegura que las barreras más frecuentes están relacionadas con el sistema sanitario y con el estigma que rodea a la enfermedad.

Y es que de los 3.366 casos nuevos que en 2014 se notificaron, el 46,2% fueron detectados de forma tardía, siendo este a día de hoy uno de los problemas principales con los que la epidemia de VIH tiene que luchar en España. No obstante, como “mal menor”, las tasas de diagnóstico tardío que presenta España, son similares a las de otros países de la región Europea, aunque superiores a la media de los países de Europa Occidental y de la Unión Europea.

Al respecto, la presidenta de Seisida, Piedad Arazo, explica que “un diagnóstico tardío tiene implicaciones tanto para el paciente como en términos de Salud Pública”.

Por otro lado, el desconocimiento por parte del paciente sobre su estado de infección, “podría, si no se adoptan medidas de protección, transmitir el virus a otras personas”. Ese desconocimiento del paciente, es obvio que el primer motivo que hay por el que el infectado desconozca por completo que tiene el VIH es porque no está diagnosticado. En España se calcula que hay entre 130.000 y 160.000 personas infectadas por el VIH, de las que entre el 25 y el 30% no están diagnosticadas.

Hay un diagnóstico tardío y las campañas de prevención no llegan a todo el mundo
Arzo destaca que gracias a los avances en el diagnóstico y en el tratamiento, la mayoría de las personas están bien tratadas y controladas. Sin embargo, añade que hay dos problemas importantes que, dada su trascendencia, les obliga a estar “muy alerta” y a seguir trabajando en equipo: el “diagnóstico tardío” y el hecho de que “las campañas de prevención”, por algún motivo, “no está llegando a muchas personas”.

Según los últimos datos que Sanidad publicó la semana pasada, del 46,2% de los nuevos diagnósticos que en el año 2014 se realizó de forma tardía, el grupo que presentó mayor proporción de diagnóstico tardío fue el de las personas que se inyectan drogas -75%- y el de hombres heterosexuales -58,6%-. Por otro lado, la demora en la detección del VIH aumentó de forma importante con la edad, superior en los mayores de 49 años.

Desde Sanidad se incide en que “el diagnóstico precoz es importante para evitar nuevos contagios e iniciar el tratamiento”, por ello recuerda que el test está disponible en toda España de forma gratuita y confidencial.

Estas dos situaciones -diagnóstico tardío y campañas de prevención- hacen que en los últimos años, “muchos casos de VIH en personas muy jóvenes” se estén diagnosticando, indica la presidenta de Seisida que, añade que “las poblaciones más vulnerables” deben tomar conciencia de que el VIH es una “infección de graves consecuencias”.

Además del estigma y el sistema sanitario, un estudio de Seisida apunta una serie de factores claves que, influyen en ese retraso de diagnóstico; factores como la percepción de riesgo, el sentirse capaz de ir a hacérsela, la cercanía a personas que se hacen el test, los beneficios de conocer el diagnóstico y la utilidad y que no genera emociones estresantes.

El estudio muestra también que optimismo “irrealista”, sensación de invulnerable, los estereotipos sobre la infección y la gravedad percibida del VIH, tienen un papel relevante en la decisión de no hacerse el test.
..Redacción