No se pierda

La impresión 3D ha creado nuevas férulas que sustituyen a las tradicionales escayolas

10 de diciembre, 2015
Impresora 3D

La impresora Optimus 3D, creada por un equipo de alaveses con la colaboración del Hospital Basurto de Bilbao, ha desarrollado unas férulas para inmovilizar miembros facturados, que tienen un peso menor que las escayolas y son de material lavable.

La aplicación de la impresión 3D, comenzó con la facilitación de diagnósticos, permitiendo la creación de modelos tridimensionales partiendo de imágenes digitales obtenidas a través de algunas pruebas médicas como resonancias magnéticas. Otra de sus aplicaciones es la simulación y planificación de procedimientos quirúrgicos, gracias a los que estudiantes y profesionales pueden mejorar sus habilidades con modelos ajustados a la realidad, aunque el uso más conocido de la impresión 3D en medicina es la elaboración de prótesis, cuya personalización permite que estén perfectamente adaptadas a las necesidades de los pacientes.

La Optimus 3D ha entrado en la primera fase de FABulous, una de las aceleradoras del programa Fiware especializada en apoyar proyectos de impresión 3D, que aportará una financiación de 18.000 euros para empezar a desarrollar su innovador proyecto Medicomverter. Esta iniciativa tiene previsto crear un software que permitirá convertir los datos procedentes de pruebas médicas como los TACs en diseños optimizados para impresoras 3D, lo que agilizaría enormemente el proceso de fabricación de prótesis y supondría además un ahorro importante en costes de ingeniería. El programa Fiware que lo engloba, está impulsado por la Unión Europea, pretende impulsar la creación de productos, aplicaciones y servicios TIC.

El software que queremos desarrollar permitirá convertir los datos de una resonancia magnética o un escáner en prótesis médicas acelerando su conversión“, ha comentado Fernando Oharriz, fundador de Optimus 3D. Los programas actuales para transformar las imágenes médicas en archivos imprimibles pueden llegar a costar hasta 18.000 euros al año, una cifra que deja fuera a muchas empresas interesadas en producir piezas médicas, según el equipo creador de la startup.

El objetivo primordial de Optimus 3D es desarrollar el proyecto Medicomverter para utilizarlo en sus propios procesos, y ofrecer una primera versión de forma abierta, aunque estudian también la posibilidad de comercializar en un futuro versiones extendidas con un valor añadido. El software se desarrollará utilizando la plataforma abierta de APIs, creada por el programa Fiware, en colaboración con las principales empresas tecnológicas europeas.
..Susana Calvo