Inicio ASP Una extraña enfermedad le hace vomitar hasta 15 veces en una hora

Una extraña enfermedad le hace vomitar hasta 15 veces en una hora

Compartir

Síndrome de Vómito Cíclico, y es que así se llama la extraña enfermedad que padece Sherrie Duggan, una joven británica de Hall Green que ha contemplado el suicidio después de sufrir esta extraña patología que le hace vomitar hasta 15 veces en una hora.

Su calvario se remonta a agosto de 2014, cuando Sherrie empezó a tener un dolor punzante en el estómago y vómitos que, durante 15 días se prolongaron e hicieron alamarse a la joven, ya que algo en su organismo no iba bien.

A los pocos días tuvo un nuevo ataque, más grave, y es que la dejó en coma diabético -ella es diabética insulina dependiente- durante 48 horas en la UCI, hasta que finalmente despertó. Seis días después le dieron el alta.

Los vómitos continuos la dejaron deshidratada y con acidosis, estado en el que la sangre se vuelve cada vez más ácida. Sin embargo, que recibiese el alta no significaba para nada que ya estuviese recuperada, ya que los ataques se fueron repitiendo y, podían durar desde 48 horas hasta cinco días, tal y como cuenta Sherrie al Birmingham Mail. “Mientras permanecí sedada, hidratada y tratada con morfina, sabía en el fondo que no era una enfermedad normal”.

Estos episodios, aún sin saber a qué eran debido y por ende, sin conocer el diagnóstico, a medida que pasaban los días iban dejando huella, tanto física como mental en Sherrie. Los médicos incluso llegaron a creer que se trataba de un desorden alimenticio.

Afortunadamente, tras meses de análisis e investigación por parte del equipo médico del Birmingham Heartlands Hospital que la atiende, se le ha diagnosticado un Síndrome de Vómito Clínico, enfermedad que solamente unas pocas personas tienen en Reino Unido.

Finalmente, Sherrie, con una fuerte medicación, ha conseguido controlar los ataques 18 meses después y, lleva sin recaer cuatro meses. Ha ganado algo de peso y sigue una dieta sencilla. “Puedo comer carnes blancas y verduras hervidas , pero no puedo comer nada dulce o frito, y sin queso o chocolate”, afirma.

Esta enfermedad, para la que no hay cura, ha obligado a Sherrie a dejar todo tipo de vida activa, y es que desde su trabajo hasta eventos familiares, incluso también dejar de lado a su pareja.

Es tal la desesperación por la que pasó, que reconoce que la idea del suicidio rondó más de una vez por su cabeza. “Nunca sé cómo voy a sentir de un día para otro”, sin embargo, a día de hoy, la esperanza está presente en su vida, ya que se ha unido a un grupo de apoyo de personas del Reino Unido que padecen esta enfermedad.
..Emilio Ramirez