No se pierda

Estudio vincula el aumento de peso en pacientes con Parkinson con un menor desarrollo de la enfermedad

13 de enero, 2016
Parkinson obesidad

Los pacientes que experimentan pérdida de peso en los estadios tempranos del Parkinson pueden desarrollar una forma más grave de la enfermedad, por el contrario, aquellos que ganan peso presentan una progresión más leve. Y es que estas conclusiones se desprenden de un estudio publicado en el Journal of the American Medical Association Neurology.

Neurólogos del Massachusetts General Hospital (Estados Unidos) encontraron pruebas que relacionan la pérdida de peso con una progresión más rápida del Parkinson en su fase inicial, mientras que un leve aumento de masa corporal en los pacientes parece frenar el avance de la patología.

Los pacientes que experimentaron temprana pérdida de peso resultaron tener formas más severas y sistemáticas de la enfermedad, posiblemente debido a la implicación del sistema neuroendocrino o el sistema gastrointestinal nervioso”, explica Anne-Marie Wills, lider del estudio, quien añade que “aquellos que ganaron peso tuvieron una versión más leve de la enfermedad”.

Así, el Parkinson se suma a otras enfermedades degenerativas, como la esclerosis lateral amiotrófica (ALS) o la enfermedad de Huntington, cuyo avance tambíen está asociado a la pérdida de índice de masa corporal (IMC).

Este estudio, liderado desde el Departamento de Neurología del Massachusetts General Hospital (MGH) y que también ha contado con el apoyo de otros ocho centros de investigación de Estados Unidos, ha demostrado por primera vez la relación de la masa corporal con el Parkinson.

El hallazgo se produjo en un ensayo clínico con pacientes que se sometieron a un tratamiento pionero basado en queratina, en las etapas iniciales de la enfermedad.

A pesar de que la queratina no resultó ser un tratamiento efectivo, los datos que se fueron recopilando a lo largo de este estudio, entre 2007 y 2013, rebelaron evidencias inesperadas sobre la relación de la masa corporal con el desarrollo de la enfermedad.

El 77 % de los participantes (1.282 pacientes) mantuvieron estable el IMC; el 9 % (158 pacientes) perdieron peso y el 14 % (233 pacientes) ganaron peso.

Los pacientes que perdieron peso mostraron un agravamiento de los síntomas tanto del sistema motor, mientras que aquellos que ganaron peso mostraron una ralentización del avance del Parkinson.

Los resultados ponen de manifiesto que el incremento del Índice de Masa Corporal quedó relacionado con la contención de la enfermedad, que se mide en la Escala de Calificación Unificada de la Enfermedad del Parkinson (UPDRS).

En términos de supervivencia, no se percibió diferencia entre los tres grupos del estudio, pero los científicos achacan esto a que los pacientes se encontraban en los estadios iniciales de la enfermedad.

En síntesis, el estudio sugiere que aquellos que tienen diagnosticado Parkinson deben cuidar sobremanera su alimentación para mantener o incrementar levemente su masa corporal y así ralentizar los efectos de la enfermedad.

No obstante, los neurólogos del MGH piden prudencia, ya que las hipótesis se encuentra en la fase inicial y aún no se pueden introducir cambios en los tratamientos hospitalarios.

Alrededor de 10 millones de personas en el mundo tienen Parkinson
El Parkinson es la segunda enfermedad neurodegenerativa en el mundo en prevalencia e incidencia después del Alzheimer, y es que alrededor de 10 millones de personas en todo el mundo la tienen diagnosticada.

Se caracteriza por la degeneración progresiva de las neuronas dopaminérgicas del cerebro, las cuales liberan dopamina, un neurotransmisor que es clave para la función motora y se halla en una cantidad muy deficiente en los enfermos de Parkinson.

En base a las estimaciones de la Sociedad Española de Neurología (SEN), en España hay entre 120.000 y 150.000 personas que padecen Parkinson, y cada año se diagnostican unos 10.000 casos nuevos.

El incremento de la incidencia de esta patología está ligado a la edad, y es que el mayor número de casos son diagnosticados cuando los pacientes tienen entre 60 y 70 años, con un 2% de los mayores de 65 años padeciendo Parkinson en España.
..Redacción