Inicio ASP Estar sentado durante horas, podría aumentar el riesgo de diabetes tipo 2,...

Estar sentado durante horas, podría aumentar el riesgo de diabetes tipo 2, según estudio

Compartir

Si hay un “aliado” de la diabetes que hace que esta patología aún sea más perjudicial en quien la padece, ese es el sedentarismo. Y es que un estudio reciente realizado en la Universidad de Maastricht (Holanda) revela que estar sentados durante períodos largo de tiempo, podría aumentar el riesgo de la diabetes tipo 2, aunque se haga ejercicio.

Como indican los autores de este estudio, publicado en la revista online Diabetologia, ya sea trabajando delante del ordenador, o simplemente estar tumbado en el sillón de casa, cada hora adicional de estas “situaciones”, puede aumentar los probabilidades de diabetes tipo 2 hasta en un 22%.

Observamos que las personas con diabetes pasan más tiempo sentadas que las personas sin diabetes, unos 26 minutos más al día”, afirma la investigadora líder del trabajo Julianne van der Berg, de la Universidad de Maastricht.

Sin embargo, advierte que la asociación que se establece entre el estar sentado y el riesgo de diabetes, no es una prueba evidente de que estar sentado provoque la enfermedad. Como dice Van der Berg, “no podemos sacar ninguna conclusión sobre la casualidad”.

Lo que está claro, prosigue, es que “todos sabemos que la práctica de ejercicio físico es importante”, pero ahora, “vemos que estar sentado es malo”, y es que “cuanto más tiempo se pase sentado, con independencia de cuánto ejercicio se practique, mayor es el riesgo de diabetes tipo 2”.

El sedentarismo es un “mal endémico”, y dada la alta prevalencia -mayor que la diabetes tipo 1, representa el 90% de los casos- que la diabetes tipo 2 tiene en el mundo, estudios como este, no deben ser desdeñados.

Para la realización del estudio, casi 2.500 adultos con una edad media de 60 años participaron en el mismo. Calcular el tiempo que pasaban sentados, ya sea en horario de trabajo, o bien en el sillón de sus hogares, fue posible con el uso de acelerómetros durante ocho días.

En ese transcurso de días, el equipo de Van der Berg calculó los siguientes parámetros: el tiempo de sedentarismo al día, la cantidad de descansos sedentarios, los periodos prolongados de sedentarismo -de 30 o más minutos- y la duración promedio de esos periodos de sedentarismo. También se evaluó el nivel azúcar en sangre de los participantes.

Los resultados, desvelaron que el 56% de los participantes tenían un nivel de azúcar en sangre normal; el 15% tenían un nivel de azúcar en sangre elevado, y el 29% tenían diabetes tipo 2.

Las personas con diabetes tipo 2 fueron las que pasaron el mayor tiempo de sedentarismo -hasta 26 minutos más al día- en comparación con los que registraron un nivel de azúcar en sangre elevado o normal. Pero como afirman los investigadores, no se encontró ninguna relación con la cantidad de momentos en que se dejaba de ser sedentario, la cantidad de descansos prolongados ni la duración de los descansos y la diabetes.

Este estudio muestra que para evitar o retrasar la diabetes, independientemente de la actividad física de alta intensidad, las personas en riesgo deben ser conscientes de, y evitar o reducir, la cantidad de tiempo que pasan siendo sedentarias”, aconseja el doctorr. Joel Zonszein, director del Centro Clínico de Diabetes del Centro Médico Montefiore, en Nueva York .
..Redacción