Inicio ASP Diseñan un parche indoloro que libera células beta productoras de insulina para...

Diseñan un parche indoloro que libera células beta productoras de insulina para controlar la diabetes

Compartir

Investigadores de dos universidades de Carolina del Norte en Estados Unidos (Universidad de Carolina del Norte y la Universidad Estatal de Carolina del Norte)
han diseñado un parche sintético capaz de liberar células beta productoras de insulina para controlar la diabetes, un hallazgo que resultaría mucho más eficaz e indoloro que las inyecciones actuales.

Como recoge el último número de la revista Advanced Materials, este método, según sus autores, permitiría a los pacientes el poder controlar sus niveles de azúcar en sangre sin riesgo de causar hipoglucemia.

El objetivo, era diseñar un parche inteligente de insulina que, del tamaño de una moneda y cubierto de pequeñas agujas, liberasen células beta productoras de insulina.

Las primeras pruebas realizadas en pequeños modelos con animales con diabetes tipo 1, demostraron que podrían reducir rápidamente los niveles de azúcar en sangre y al mismo tiempo mantenerlos constantes durante al menos 10 horas.

En concreto, los parches utilizan cientos de microagujas del tamaño de una pestaña que liberan células beta previamente encapsuladas y recubiertas con alginato biocompatible, de modo que cuando se aplica en la piel puede alcanzar el tejido interno.

El estudio con ratones diabéticos demostró que sus niveles de azúcar en sangre se redujeron rápidamente hasta niveles normales. Para ver si podían regularlos sin hacerlos bajar demasiado, probaron con un segundo parche que, sin embargo, no causó una producción excesiva de insulina que diera lugar a una hipoglucemia. En cambio, este segundo parche permitió prolongar el tratamiento a 20 horas.

Una posible solución del rechazo resistente
Este estudio proporciona una posible solución para el problema del rechazo resistente, que ha asolado durante tanto tiempo los estudios sobre los trasplantes de células pancreáticas para la diabetes”, explica Zhen Gu, profesor de Ingeniería Biomédica y uno de los autores del estudio.

Estas células beta se encuentran en el páncreas, que es el órgano encargado de la producción de insulina. En las personas diabéticas se encuentran dañadas o son incapaces de producir la suficiente cantidad de insulina para mantener los niveles de azúcar en sangre bajo control.

Desde la década de 1970 los investigadores han investigado el trasplante de células productoras de insulina como tratamiento alternativo para la diabetes. El primer trasplante con éxito de células beta humanas se llevó a cabo en 1990, y desde entonces cientos de pacientes diabéticos se han sometido al procedimiento.

Sin embargo, sólo un pequeño porcentaje de pacientes tratados alcanzó los niveles normales de azúcar en la sangre ya que en la mayoría de casos el trasplante era rechazado, o bien porque los tratamientos inmunosupresores utilizados tras la intervención acaban interfiriendo en la actividad de las células beta y la insulina.

Este fue el punto de partida para que Gu y su equipo diseñasen un dispositivo que permitiera controlar los niveles de azúcar en la sangre gracias a las células beta sin que éstas quedaran al alcance del sistema inmune del paciente.

Para 2030 se prevé que la diabetes sea la séptima causa de muerte en el mundo
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), actualmente en el mundo viven 387 millones de personas con diabetes. Para los próximos años, las expectativas no son nada halagüeñas, y es que se prevé que en 2030 sea la séptima causa de mortalidad en el mundo y, para 2035 el número de diabéticos se estima que aumenten hasta un 55%, llegando de esta forma a afectar a casi 600 millones de personas en el planeta.

Controlar la diabetes es difícil para los pacientes, ya que tienen que pensar en ello 24 horas al día, siete días a la semana, durante el resto de sus vidas”, reconce John Buse, coautor del estudio, que admite que este parche podría “dar un respiro a los pacientes en el autocuidado de su enfermedad”.

No obstante, los autores creen que todavía se necesitan más ensayos preclínicos y clínicos en humanos antes de pensar en estos parches como un tratamiento alternativo a los actuales.

..Redacción