Inicio ASP Problemas dentales pueden ocasionar complicaciones durante el embarazo

Problemas dentales pueden ocasionar complicaciones durante el embarazo

Compartir

La gingivitis, la inflamación y el sangrado de las encías son problemas dentales asociados al embarazo y aunque esto parezca inofensivo “hay que tener especial cuidado, ya que cada vez más estudios afirman que existe asociación entre la enfermedad periodontal, los nacimientos prematuros y el bajo peso al nacer”, y es que así lo asegura la odontóloga de Sanitas Dental, Patricia Zubeldia.

Estudios de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), y otros como ‘ETEP: Etiología y terapéutica de las enfermedades periodontales’ de la Universidad Complutense de Madrid, han corrobado la relación directa entre los problemas dentales y las complicaciones en el embarazo.

Estos informes establecen que la enfermedad periodontal estimula el incremento de los niveles de fluidos biológicos que pueden inducir el proceso del parto; existen trabajos científicos que sugieren que cuando la enfermedad periodontal empeora durante el embarazo, aumenta el riesgo de sufrir un parto prematuro”, explica Patricia Zubeldia.

No obstante, según el informe de Sanitas sobre salud bucodental, el 40% de las embarazadas solamente acude al dentista cuando el ginecólogo lo indica. Este mismo estudio revela también que tres de cada cuatro mujeres creen que se deben intensificar los cuidados y las revisiones dentales durante el embarazo, y el 70% afirma estar bastante preocupada.

Aun existen muchos mitos sobre la conveniencia de ir al dentista embarazada pero lo cierto es que es aconsejable y estamos preparados con protocolos específicos; el objetivo es prevenir problemas frecuentes como la gingivitis y tratarlos de manera adecuada para que no se compliquen e incluso puedan derivar en un perjuicio para el bebé”, afirma la odontóloga.

Las embarazadas, entre el cuarto y sexto mes es el periodo idóneo para ir al dentista
Es importante acudir al dentista en el momento de saber si hay embarazo y cuando a lo largo del embarazo se tenga algún dolor, roturas de diente o empaste.

El periodo idóneo para las embarazadas para acudir al dentista es entre el cuarto y sexto mes, ya que en estados más avanzados, la madre podría sentirse incómoda.

Tratamientos como radiografías, anestésicos, medicaciones para el dolor y antibióticos no suelen prescribirse durante el primer trimestre de embarazo, a menos que sean necesarios.

Otras afecciones dentales, frecuentes en los primeros meses del embarazo, son la salivación excesiva que, es habitual durante el primer trimestre, y las erosiones dentales, que causados por los vómitos durante la gestación producen desgastes en la superficie de los dientes.

Mayor prevalencia tiene el llamado épulis del embarazo, un quiste benigno que como indica Zubeldia “se forma en la encía o en las partes blandas de la boca y aparece en el primer trimestre de la gestación, por el aumento de estrógenos”. Es tras el parto, “cuando desaparece espontáneamente”, ya que “se restaura el equilibrio hormonal después del parto”.

Para prevenir y tratar todos estos problemas, los expertos aconsejan realizarse un chequeo específico en cuanto se sepa que se está embarazada y visitar al dentista en las distintas etapas del embarazo. Asimismo, se debe intensificar la higiene bucodental con cepillados regulares y uso del hilo dental, así como también seguir una alimentación equilibrada.

..Redacción