Inicio ASP Unas 16.000 mujeres mueren cada año en España por ictus, más del...

Unas 16.000 mujeres mueren cada año en España por ictus, más del doble que por cáncer de mama

Compartir

El número de muertes en mujeres por ictus en España, es más del doble que por cáncer de mama, y hasta 14 veces más que por accidentes de tráfico, y es que así se desprende del taller ‘Cómo mejorar la prevención del ictus en la mujer y en poblaciones de riesgo’ que, celebrado en la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), ha contado con la colaboración de Bristol-Myers Squibb-Pfizer.

En concreto, unas 16.000 mujeres fallecen en nuestro país por ictus, siendo “el colectivo más vulnerable las mujeres mayores de 75 años, donde la fibrilación auricular puede llegar a ser la causante del 50% de los ictus más graves”, explica el jefe del Servicio de Neurología del Hospital Ramón y Cajal, Jaime Masjuán.

Este evento cerebrovascular -ictus-, constituye, además, la primera causa de muerte en la mujer española y de discapacidad en el adulto, así como la segunda causa de muerte global y de demencia después de la enfermedad de Alzheimer.

Su origen principal, en muchos casos, se encuentra en la fibrilación auricular (FA), destacando que las personas con FA tienen un riesgo cinco veces mayor de sufrir un ictus.

La prevención, como indica el experto, es la medida “más importante”, así como también el acceso a los anticoagulantes de acción directa (ACODs), que permiten una “mejor prevención, al ser más seguros y también eficaces en muchos contextos”.

El envejecimiento de la población aumentará la prevalencia de la fibrilación auricular
El jefe de la Unidad de Arritmias del Hospital Puerta de Hierro, Ignacio Fernández Lozano, puso de manifiesto el futuro impacto de la fibrilación auricular, y es que recordó que el envejecimiento de la población española, sobre todo el de las mujeres, cuya edad media supera ya los 83 años en nuestro país, va a disparar sobremanera la prevalencia de esta patología.

Esta realidad, a su juicio, debe dirigir a centrarse en aspectos como la prevención, y en poner a disposición de los pacientes los tratamientos más adecuados, como podrían ser los ACODs.

En el mismo sentido se expresó la cardióloga del Hospital de La Paz, Inmaculada Roldán, alertando de que el 40 o el 50% de los más de 800.000 pacientes con fibrilación auricular no valvular que, se considera la arritmia cardiaca más frecuente, no están correctamente anticoagulados con ‘Sintrom’, lo que puede suponer un mal pronóstico, con aumento de la mortalidad, casos de ictus y de embolismos sistémicos. Uno de cada cuatro ictus que se registran en España, (unos 25.000), se asocian a la fibrilación auricular no valvular.

Así, añade que los ACODs pueden ser la opción fundamental en estos casos, a pesar de las trabas legales y burocráticas, como el actual informe de posicionamiento terapéutico (IPT) o el visado restrictivo en las Comunidades Autónomas que conllevan una situación de “inequidad” dentro del Sistema Nacional de Salud, con clara repercusión , y no precisamente buena sobre los pacientes.

Finalmente, la presidenta de la Federación Española del Ictus (FEI), Carmen Aleix, ha destacado el alto número de personas que siguen padeciendo ictus en España, unas 120.000 al año. “Cada 15 minutos una persona muere por un ictus. Las cifras no disminuyen, a pesar de la buena labor de los neurólogos y de las unidades de ictus todavía insuficientes en nuestro país”.

A nivel global, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que teniendo en cuenta que en el año 2050, la población en el mundo mayor de 65 años representará el 46% del total, casi la mitad de la misma podría sufrir un ictus. “Un reto fundamental es la prevención y también poder contar con los recursos para la rehabilitación”, concluye Aleix.
..Redacción