No se pierda

Algunos virus, como el de la gripe, pueden sobrevivir en los juguetes de los niños y causarles nuevos contagios

1 de julio, 2016
Juguete con niño

Investigadores de la Universidad Estatal de Georgia (Estados Unidos) han descubierto que algunos virus como el de la gripe podrían sobrevivir en los juguetes de los niños el tiempo suficiente como para provocar nuevos contagios, y es que así se concluye de los datos publicados en The Pediatric Infectious Disease Journal.

En concreto, el estudio tenía el siguiente objetivo: probar el tiempo que un virus con envoltura, una especie de capa protectora externa, podía sobrevivir en juguetes de plástico.

En este trabajo se analizó el tiempo de vida de estos virus cuando estaban en la superficie de un objeto a diferentes grados de temperatura y de humedad.

Entre estos virus se incluyen el de la gripe o algunos coronavirus como los causantes del síndrome respiratorio agudo severo (SARS) o el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS).

Los resultados revelaron que algunos podían permanecer hasta 24 horas con un 60% de humedad relativa y hasta 10 horas con un 40% de humedad relativa.

La gente realmente no piensa que los virus aguanten en objetos”, explica Richard Bearden II, profesor de Biología que ha elaborado este trabajo.

Los niños son más vulnerables a gran cantidad de enfermedades infecciosas
El estudio alerta de que los niños son más vulnerables a muchas enfermedades infecciosas, y es que “al tocar con las manos o meterse en la boca muchos objetos cuando su sistema inmune no está completamente desarrollado”, los convierte en una “población vulnerable”.

Estudios previos habían sugerido un mayor riesgo de contagio con determinados virus por compartir juguetes en espacios como guarderías o consultas médicas, donde algunos juguetes se han relacionado con fuertes brotes de enfermedades víricas.
Sin embargo, hasta ahora se desconocía como estos virus con envoltura podían sobrevivir en materiales inertes, y a diferentes grados de temperatura y humedad, hasta el punto de volver a provocar un contagio.
Para el estudio, en concreto, los investigadores utilizaron un bacteriófago con envoltura, un tipo de virus que ataca exclusivamente a las bacterias, que se colocó en diferentes juguetes con ambientes de humedad controlada a 22 grados, con un 40 o 60% de humedad relativa.

Tras 24 horas, sólo un 1% de los virus se mantuvo infeccioso en el juguete con un 60% de humedad relativa, lo que conlleva un riesgo un 99% menor de provocar nuevos contagios.

Asimismo, el virus se mantuvo menos estable con un 40% de humedad relativa, que es más común en ambientes interiores. En las dos primeras horas, sólo un 0,01% del virus se mantuvo, mostrando una reducción del riesgo de infección del 99,9%, mientras que a las 10 horas apenas se mantuvieron vivos el 0,0001% de los virus.

No obstante, han añadido los autores, por pequeño que sea el riesgo, siempre existe la posibilidad de que cause un contagio.

Creo que el objetivo principal debe ser que los padres, las guarderías, los centros sanitarios y otros lugares donde los niños comparten juguetes tomen medidas para desinfectarlos y garantizar que no se convierten en un reservorio de enfermedades”, concluye Bearden.
..Redacción