No se pierda

Estados Unidos debe fortalecer sus existencias de sangre para evitar en el futuro una escasez

1 de diciembre, 2016
bolsas-de-sangre

Estados Unidos, el país más poderoso del mundo se enfrenta a problemas financieros, sociales, militares…y también a la escasez de sangre para su población en un futuro. Y es que así se desprende de un informe de RAND Corporation, una organización sin ánimos de lucro.

Cierto es, como afirman los investigadores, que el sistema de sangre en Estados Unidos sigue funcionando bien, y es que en 2013 más de 14 millones de unidades de sangre se recolectaron de unos 15,2 millones de personas, y se transfundieron 13,2 millones de unidades. Pero quizás, según el informe, se precise de una mayor capacidad de supervisión del gobierno de Trump para que que el sistema de sangre pueda garantizar una suministro adecuado y, por ende, prevenir la escasez de sangre que pudiera darse.

El sistema de sangre de Estados Unidos funciona con efectividad, pero está en un estado de cambio e incertidumbre”, advirtió en un comunicado de prensa de la RAND el autor líder del estudio, Andrew Mulcahy.

Problemas de diversa índole podrían poner en alerta los suministros de sangre con los que actualmente cuenta Estados Unidos. “Las presiones financieras, los cambios en la práctica y la tecnología de la atención de la salud, y el surgimiento de amenazas externas como el virus del Zika presionan al sistema y podrían en potencia amenazar a los suministros existentes de sangre. Necesitamos un sistema mejor, más eficiente y más sostenible”, afirma este experto.

También, los avances médicos, en los que las cirugías son menos invasivas, así como los nuevos fármacos, han reducido la demanda de sangre en la última década. Además, la consolidación de los propietarios de los hospitales ha cambiado el poder de negociación de los centros de sangre a los hospitales.

Esos factores, han llevado a una mayor competencia entre los centros de sangre, lo que ha derivado en una reducción de los precios de la sangre y de los ingresos, ya bajos de los centros de sangre.

Decrece el número de donantes activos
A toda esa serie de problemas, hay que añadir el más importante de todos, y es que el número de donantes activos está decreciendo. Los efectos a corto plazo podrían incluir, además de la escasez de sangre, el cierre de muchos centros de sangre.

Ante esta situación, el informe aboga por consolidar los centros de sangre, que llevaría a un sistema de sangre más fuerte.

Como indican los autores del informe, el gobierno federal debe tomar varias medidas para respaldar al sistema de sangre; medidas que irían desde recolectar datos sobre el rendimiento del sistema, hasta detalles sobre el uso de sangre y los acuerdos financieros entre los centros de sangre y los hospitales. Además, el gobierno federal debe determinar los niveles adecuados de “capacidad de aumento súbito” para responder a las emergencias de salud pública, y subsidiar a los centros de sangre para mantener esa capacidad y desarrollar conexiones con otros participantes en el sistema de sangre para crear una red de seguridad de sangre, concluyó el informe.
..Redacción