No se pierda

Poner la calefacción muy alta puede ocasionar problemas para la salud

17 de enero, 2017
Poner la calefacción

A veces, el enemigo lo podemos tener en casa, y es que ante la ola de frío siberiano que desde ayer lunes y hasta este jueves afectará a buena parte de la península, poner la calefacción en las casas será poco más que un ritual para evitar pasar frío y tener un confort. Sin embargo, esa “aliada” ante estas temperaturas gélidas del exterior como es la calefacción, sí se pone demasiado alta puede acarrearnos determinados problemas para la salud, especialmente para la piel.

Y es que así lo ha advertido la especialista en Dermatología Médico Quirúrgica y Venereología del Hospital Vithas Nuestra Señora de América de Madrid, María Teresa Truchuelo, quien ha avisado de que tener una temperatura muy elevada en casa durante el invierno favorece la deshidratación de la piel.

Un riesgo para la piel que, como advierte, también sucede durante las duchas con agua muy caliente. “Estas suponen una agresión física para la piel, por lo que es aconsejable que sean templadas”, explica.

La especialista, comenta que durante el invierno la piel suele estar más seca y, en ocasiones, aparecen eczemas o sabañones, lesiones inflamatorias que pueden picar, incluso hasta doler, y que suelen estar relacionados con problemas de la circulación periférica que empeoran con las bajas temperaturas.

Es importante estudiarlos bien, porque en algunos casos pueden esconder patologías más serias, como por ejemplo el lupus u otras enfermedades autoinmunes”, ha indicado, para destacar la importancia que tiene el hidratase “bien” antes de salir de casa y usar guantes y gorro cuando se esté al aire libre.

En el caso de que aparezca un eczema, prosigue, se recomienda acudir a un experto para que le mande corticoides durante un corto periodo de tiempo y, en el caso de que sean muy persistentes, tratarlo durante un mayor tiempo con antiinflamatorios sin corticoides. “A todo ello se suma, una vez más, la hidratación, normalmente con cremas que proporcionen, además, un efecto barrera, que protejan del frío y del viento”. También, considera que “la fotoprotección está indicada a diario, aunque no tiene que ser tan alta como en verano: con un factor 30 prevenimos la aparición de manchas y carcinogénesis”. Cuando la nieve hace acto de presencia, “es necesario extremar la fotoprotección solar, ya que los rayos ultravioletas se reflejan en la superficie y la radiación es intensa”, concluye.
..Redacción