Inicio ASP Nefrólogos piden diferenciar los problemas de riñón provocados por una enfermedad renal...

Nefrólogos piden diferenciar los problemas de riñón provocados por una enfermedad renal o por el envejecimiento natural para mejorar el tratamiento

Compartir

La diferenciación entre los problemas de riñón provocados por una enfermedad renal o por el envejecimiento natural es determinante a la hora de ofrecer el mejor tratamiento a los afectados, y es que así lo han puesto de manifiesto diferentes expertos nacionales e internacionales en un encuentro del Grupo de Nefrología Geriátrica de la Sociedad Española de Nefrología (SEN) celebrado recientemente en la Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca.

Tal y como recoge el Documento Marco sobre Enfermedad Renal Crónica (ERC) que, publicado en el año 2015 fue bajo el consenso de las sociedades científicas, y el propio ministerio, se calcula que algo más de cuatro millones de personas padecen en España enfermedad renal crónica; de estas, algo más de 55.000 están en tratamiento sustitutivo renal (TSR), que es cuando su riñón no puede cumplir su función y, o bien lo hace ayudado de hemodiálisis (HD) o diálisis peritoneal (DP), o sino un trasplante renal (Tx). Además, se estima que cada año, la prevalencia de una ERC no ha dejado de avanzar, y es que cada año unas 6.000 personas con esta patología progresan hasta la necesidad de seguir uno de los tres tipos de tratamiento sustitutivo renal citados: hemodiálisis, diálisis peritoneal y trasplante renal.

La ERC una patología cuya frecuencia se incrementa con la edad y el envejecimiento de la población y, de hecho, en la población mayor de 65 años su frecuencia se puede incrementar hasta un 25%. Además, también se asocia a una mayor frecuencia de ciertas enfermedades como la diabetes, la hipertensión arterial u otras complicaciones como la obesidad.

El proceso de envejecimiento normal conlleva una disminución armónica de la función de los diferentes sistemas corporales, entre ellos el riñón, de forma que a lo largo de la vida se va produciendo una disminución de la función renal. Este proceso, por decirlo de alguna manera es “ley de vida”, es decir, es natural y no tiene nada que ver con la enfermedad. En este sentido, los expertos asistentes al encuentro subrayan la necesidad de continuar resaltando la clara diferencia existente entre un proceso natural como el envejecimiento y una patología de gran transcendencia como es la ERC.

Si igualamos envejecimiento a enfermedad transformamos en enfermos a personas normales y muchas veces esto les impide el acceso a tratamientos que están contraindicados en este tipo de pacientes, limitándoles el beneficio que podrían obtener por ello”, resaltaron al respecto.
..Redacción