Inicio Sociedades Un 42% de los equipos de radioterapia de la sanidad pública española...

Un 42% de los equipos de radioterapia de la sanidad pública española están obsoletos al llevar más de 10 años en funcionamiento

La Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) muestra su satisfacción por la inversión de 320 millones que la Fundación Amancio Ortega ha destinado a la sanidad pública para el abordaje del cáncer, y es que en palabras a Europa Press del actual vicepresidente y presidente electo de esta sociedad científica, Carlos Ferrer, “la inversión nos ayuda a salir de una situación crítica, íbamos a una catástrofe a medio plazo”, sobre todo porque actualmente un 42% de los equipos de radioterapia pueden considerarse “obsoletos” al llevar más de 10 años en funcionamiento.

La donación del fundador y primer accionista de Inditex permitirá a las Comunidades Autónomas adquirir más de 290 equipos de radioterapia y mamografía para sus hospitales públicos. Como explica Ferrer, hasta el 60% de los pacientes con cáncer necesitan radioterapia en algún momento de su enfermedad y el 40% logran curarse gracias a estos tratamientos.

Sin embargo, un informe publicado por SEOR el año pasado en la presentación del XVIII Congreso de la SEOR en Valencia puso de manifiesto la situación que en cuanto a equipos de radioterapia se encontraba España, y es que hasta uno de cada tres pacientes, unos 45.000, se quedaban sin recibirla por falta de equipos de aceleradores lineales o de oncólogos especialistas.

España está lejos de la media europea en equipos de radioterapia
Hoy por hoy, la sanidad pública dispone actualmente de 180 equipos de radioterapia, unos 3,9 por cada millón de habitantes, una cifra lejana de los siete equipos de radioterapia por millón de habitantes (uno por cada 140.000 habitantes) que se recomienda a nivel europeo.

Realmente la inversión nos permite ponernos a un estándar europeo, porque ahora estábamos más cerca de la ratio de un país en vías de desarrollo”, indica este oncólogo radioterápico de la SEOR.

Además, las recomendaciones internacionales establecen un periodo óptimo de funcionamiento para estos equipamientos de 10 años, algo que hace un año ya habían sobrepasado uno de cada tres equipos y que ahora afecta al 42%. De seguir así, la situación afectaría al 83% de estos equipos en 2020. “Esto tiene repercusiones importantes porque se averían más y generan más complicaciones, ya que no son precisos como los equipos de última generación”, de ahí, prosigue Ferrer, que esta inversión vaya a revertir en un mejor tratamiento del cáncer.

El problema de la radioterapia es generalizado en casi todas las CCAA
El presidente electo de SEOR reconoce que el problema de la radioterapia es generalizado en casi todas las Comunidades Autónomas, lo que hace que en algunos casos oblige a los pacientes a hacer largos desplazamientos para poder ser tratados; y es que solamente Navarra cumple los estándares internacionales al contar con 9,4 equipos por millón de habitantes.

La donación de Amancio Ortega para el abordaje del cáncer, como indica Ferrer, debe suponer una motivación para el Ministerio de Sanidad a consensuar con todas las Comunidades Autónomas una norma que regule la obsolescencia tecnológica ya que, de lo contrario, “dentro de 10 años tendremos el mismo problema”. Además, avanza que están elaborando un censo de edad de los oncólogos radioterápicos que tiene la sanidad pública actualmente para saber las necesidades y la tasa de reposición que habrá que cubrir durante los próximos años y, que en las próximas semanas presentarán al Ministerio.

Cada año se forman casi 50 especialistas y de momento la tasa de jubilación no es muy elevada, pero con el progresivo envejecimiento de la población la incidencia del cáncer está previsto que aumente un 25% hasta el año 2025, por lo que harán falta más especialistas”, concluye.
..Redacción