No se pierda

La OMS promueve la psicoterapia frente a a los fármacos en el tratamiento de la depresión

4 de abril, 2017

La psicoterapia puede ser tan efectiva como los fármacos en el tratamiento de la depresión, y es que así lo considera la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Convertida en la mayor causa de mala salud y de discapacidad en el mundo con 322 millones de personas afectadas, la OMS sostiene que una de las maneras más eficaces de afrontar esta “epidemia silenciosa” es capacitando a personal médico no especializado para brindar terapia psicosocial a los enfermos.

Los datos más actuales de la OMS respecto a la tasa mundial de depresión, son demoledores, y es que una década, aumentó en un 18% y, cada vez más, está demostrado que sí existe una relación causal con el alcoholismo, el suicidio y el consumo de drogas.

Sí el año pasado la OMS dedicó el Día Mundial de la Salud que, se celebra cada 7 de abril a la diabetes, este año será a la depresión bajo el lema “Depresión, hablemos de ello”. Y es que a tenor de un trabajo publicado en la revista especializada The Lancet Psychiatry, en abril del año pasado, la OMS puso de manifiesto que un mayor impulso a la investigación en relación con el tratamiento de la depresión y la ansiedad, podía suponer que por cada dólar que se invirtiera en el estudio sobre la terapia de estas enfermedades se producía un retorno de cuatro.

El director del Departamento de Salud Mental de la OMS, Shekhar Saxena, en una rueda de prensa para exponer los últimos datos sobre la depresión, lamentó que, de manera general, los sistemas sanitarios nacionales sigan otorgando poca importancia y recursos a esta patología. Y es que en los países ricos se destina el 3% del presupuesto sanitario a la salud mental, mientras en los países en desarrollo se invierte apenas el 1%, precisó.

Unos datos pírricos pese a que su costo para la economía mundial es de 1 billón de dólares anuales, calculados en función de los gastos sanitarios que genera, la pérdida de productividad por el ausentismo laboral, y de potencial cuando los afectados son niños o jóvenes.

La única manera de tratarla no tiene que ser las medicinas

La depresión se asocia con cambios en el cerebro, cierto, pero como considera Saxena, “esto no significa que la única manera de tratarla sea con medicinas, ya que está probado que la posibilidad del enfermo de hablar de su problema es igualmente útil”. Para sostener este argumento, afirmó que para ello no es indispensable contar con un psicólogo o psiquiatra, sino que basta con enfermeras u otro personal sanitario adecuadamente entrenado.

Estadísticamente, indicó que son las mujeres las que más sufren de depresión (5,1% vs 3,3% de hombres). Por otra parte, junto a otros expertos de la OMS, como Marc Van Ommeren, reconocieron que la depresión infantil y en adolescentes constituye un campo de investigación en el que todavía no se ha avanzado lo suficiente. Una de las mayores dificultades radica en diferenciar cuando el estrés, la ansiedad o depresión “son síntomas comunes de la fase de crecimiento” que corresponde a la adolescencia, o van más allá y son señales de depresión. Otros aspectos a los que los especialistas aludieron al comentar la depresión infantil fueron las altas exigencias escolares que padecen algunos niños y las relaciones con sus amigos.

El objetivo de su campaña “Depresión, hablemos de ello” es que el público en general esté mejor informado sobre la depresión, sus causas y sus posibles consecuencias, sobre la ayuda de que se dispone para la prevención y el tratamiento de la enfermedad, incluido el suicidio en el peor de los casos, que según la OMS, cada año se suicidan más de 800.000 personas en los países de ingresos altos; del 70 al 80% de esos suicidios corresponden a personas que sufren trastornos mentales, de los cuales la depresión era el más común, siendo la segunda causa de muerte en el grupo de edad de 15 a 29 años; mientras que en los países en desarrollo se trata de uno de cada dos casos.

..Redacción