Inicio Noticias Las nuevas terapias antirretrovirales mejoran en 10 años la esperanza de vida...

Las nuevas terapias antirretrovirales mejoran en 10 años la esperanza de vida de los pacientes con VIH en la Unión Europea

Compartir

Un trabajo de la Universidad de Bristol (Reino Unido) ha constatado que la esperanza de vida de los pacientes con VIH ha aumentado en 10 años en Europa y Estados Unidos gracias a los nuevos tratamientos antirretrovirales, equiparándola en muchos casos a la de la población general, y es que así se desprende de los resultados de un estudio publicado en la revista The Lancet.

Sus autores atribuyen este avance a la aparición de fármacos cada vez menos tóxicos y que permiten un mayor abanico de combinaciones, lo que también sirve para mejorar la adherencia al tratamiento.

Nuestra investigación ilustra una historia de éxito de cómo la mejora de los tratamientos de VIH, junto con el diagnóstico, la prevención y el tratamiento de los problemas de salud asociados con la infección, puede ampliar la esperanza de vida de muchos pacientes”, afirma Adam Trickey, autor de la investigación.

El trabajo se basó en un análisis de 18 estudios europeos y norteamericanos con un total de 88.504 pacientes con VIH que comenzaron el tratamiento antirretroviral entre 1996 y 2010. Así, vieron que la supervivencia en los tres primeros años de tratamiento fue mucho mayor en quienes lo comenzaron entre 2008 y 2010, en comparación con los que lo hicieron entre 1996 y 2007. Además, al analizar específicamente las muertes por Sida, también fueron disminuyendo con el tiempo entre 1996 y 2010, probablemente porque los fármacos más modernos son más eficaces en la restauración del sistema inmune.

Fruto de ello, según concluyen, la esperanza de vida de los jóvenes de 20 años infectados por el virus ha aumentado entre 1996 y 2013 unos 10 años de media entre los hombres y nueve entre las mujeres, acercándose a los 78 años de media que tiene la población general.

No obstante, esta mejora no se ha observado en todos los pacientes ya que entre los usuarios de drogas inyectables no ha aumentado tanto como en otros grupos, de ahí que Trickey insista en la necesidad de centrar los esfuerzos de prevención y tratamiento en los grupos de alto riesgo, como son los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, los trabajadores y trabajadoras sexuales, las personas transgénero, los que se inyectan drogas y los prisioneros. De hecho, estos grupos representan el 44% de las 1,9 millones de nuevas infecciones por VIH que se producen cada año.

Según datos de la agencia de las Naciones Unidas contra el Sida (ONUSIDA) se estima que a lo largo de su historia el Sida ha matado a 39 millones de personas.
..Redacción