Inicio Perlas asistenciales Un estudio demuestra que la malaria sigue dañando el hueso tras eliminarse...

Un estudio demuestra que la malaria sigue dañando el hueso tras eliminarse la infección

Compartir

La malaria sigue causando daños en los tejidos óseos incluso después de que la enfermedad haya sido eliminada, ya que la infección causa unos parásitos tóxicos que pueden permanecer en las articulaciones, y es que así se desprende de un estudio publicado recientemente por la American Asociation for Advantage of Science (AAAS).

El estudio, liderado por un grupo de científicos de la Universidad de Osaka (Japón), pone de relieve “una patología ósea única que se ha pasado por alto previamente”, y propone como tratamiento una terapia ósea con medicamentos antimaláricos que ayude a abordar las consecuencias a largo plazo de la patología.

Hasta cuatro tipos de parásitos del paludismo humano existen 

También llamada paludismo, la malaria es una enfermedad infecciosa que solamente la transmiten determinadas especies de mosquitos del género ‘Anopheles’, y únicamente las hembras de esas especies.

Hasta cuatro tipos de parásitos del paludismo humano existen: ‘Plasmodium vivax’, ‘Plasmodium malariae’, ‘Plasmodium ovale’ y ‘Plasmodium falciparum’. Es el paludismo por ‘falciparum’ la forma más mortífera y abunda sobre todo en el África subsahariana.

El paludismo lo causa el parásito ‘Plasmodium’, que pasa a la hembra de ‘Anopheles’ cuando para obtener la sangre que necesita para alimentar a sus huevos, el mosquito pica a una persona infectada.

Varios estudios de campo en las regiones endémicas de la malaria han demostrado que los niños que sobreviven a la infección por malaria a menudo muestran crecimiento atrofiado, lo que llevó a Michelle Lee, directora del estudio, a investigar el efecto directo de ‘Plasmodium’ en el tejido óseo.

Restos de ‘Plasmodium’ en la médula ósea de ratones  

Usando modelos bien establecidos de malaria en ratones, descubrieron que después de la infección, los restos de los depósitos de ‘Plasmodium’ persistieron en la médula ósea.

El desecho parasitario fue engullido por las células óseas, lo que provocó la producción de moléculas promotoras de la inflamación que agotaron el tejido óseo y evitaron la reparación postinfección”, detalla el estudio.

Curiosamente, los ratones expuestos a la mutación de ‘Plasmodium’ carente del depósito de malaria no mostraron deterioro óseo.

Además, la administración de alfacalcidol, un derivado de la vitamina D utilizado anteriormente para tratar la osteoporosis, protegió a los ratones infectados con ‘Plasmodium’ de la degradación ósea.

No obstante los autores reconocen que todavía hay investigación pendiente para descubrir cómo el alfacalcidol ofrece tales efectos terapéuticos.

429.000 personas murieron y 212 millones de casos se registraron por malaria en 2015 

En 2015 429.000 personas por malaria y cada dos minutos provocó la muerte de un niño menor de cinco años en todo el mundo. Se registraron 212 millones de casos, y es el África subsahariana la zona con mayor carga mundial de la malaria, en concreto, en 2015 el 90% de los casos y el 92% de los fallecimientos se registraron en esta región y, de ellos, el 70% eran niños de hasta cinco años de edad.

La malaria importada es de las enfermedades tropicales más diagnosticada en España 

A pesar de que su erradicación fue confirmada en 1964, la malaria es una de las enfermedades tropicales más diagnosticada en España, con 400 y 600 casos anuales, y es que así se puso de manifiesto durante la Jornada ‘Actualizando el paludismo’ que, fue organizada por el Grupo de Estudio de Patologías Importadas (GEPI) de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), y la Fundación SEIMC-GESIDA, en colaboración con el laboratorio VISO Farmacéutica.
..Emilio Ramirez